Aeropuerto: última llamada

AeropuertoJavier Jiménez Espriú // Secretario de Comunicaciones y Transportes
#PolíticadeInclusión
Por: Jaime Gutiérrez Casas

La semana pasada, el actual secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, señaló que “un país con 60 millones de pobres no merecía un aeropuerto como el que se estaba construyendo”, en lo que pareció una declaración bastante desafortunada e irresponsable, y más viniendo de una persona preparada y educada como él, egresado de Ingeniería Mecánica Eléctrica en la Facultad de Ingeniería de la UNAM y con un postgrado en París. 

Jiménez Espriú, además fue subsecretario de la propia SCT entre 1982 y 1988, lo que ha hecho que pertenezca a una “clase dorada y privilegiada”, lo que le ha permitido viajar por el mundo y, supongo, conocer los mejores aeropuertos.

Desafortunada declaración porque si lo que  realmente busca el actual gobierno es disminuir la desigualdad social y combatir la pobreza, el turismo es, sin duda, uno de los motores principales del desarrollo económico de los países. De acuerdo al periódico Clarín de Argentina, en el mundo, el turismo ha generado en los últimos cinco años, uno de cada cinco nuevos empleos. El secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, ha señalado que “los viajes internacionales siguen creciendo con fuerza, consolidando al sector turístico como un motor clave del desarrollo económico. Como tercer sector exportador del mundo, el turismo es esencial para la creación de empleos y la prosperidad de las comunidades de todo el mundo”. 

Por lo anterior, los países compiten fuertemente para atraer turistas. Por ejemplo, Turquía acaba de inaugurar en Estambul, un nuevo aeropuerto donde en un primer momento tendrá capacidad para mover 90 millones de pasajeros por año y para 2028 se espera amplíe la capacidad a 200 millones de pasajeros. Por su parte, en Dubái acaban de anunciar que invertirán 35 mil 700 millones de dólares para transportar a 220 millones de pasajeros y 16 millones de toneladas de carga al año, lo que el aeropuerto estaría llamado a considerarse “el más grande del mundo”.

En Latinoamérica, el gobierno panameño acaba de inaugurar una nueva terminal en la capital, donde amplió la capacidad para recibir de 5 millones de pasajeros al año a 13 millones. 

Colombia, por otro lado, en el aeropuerto “El Dorado”, de Bogotá, durante 2018 movió un total de 40 millones de pasajeros, y en sus instalaciones cuenta con grandes anuncios publicitarios que con gran orgullo señalan que “trabajan y se sostienen como el mejor aeropuerto de Sudamérica”, donde por cuarto año consecutivo ha recibido el reconocimiento por parte de Skytrax, firma dedicada a la calidad del transporte aéreo, como el mejor aeropuerto de la región.

Por su parte, Argentina en este año espera inaugurar la ampliación de su aeropuerto “General Ezeiza”, en Buenos Aires, con lo que será tres veces más grande en capacidad en comparación con lo que hoy tienen.

Por todo lo anterior, las declaraciones del Secretario Jiménez Espriú, además de sonar lamentables, resultan preocupantes, ya que estamos por echar a la borda una oportunidad de seguir compitiendo por el turismo mundial, que, sin duda, tendrá un costo muy importante para México en el caso de cancelarse en definitiva como así parece la construcción del NAIM. Secretario Jiménez Espriú: última llamada, antes de perder el vuelo del progreso y la prosperidad para el país.

1 Comment on "Aeropuerto: última llamada"

  1. Suena “ignorante”..! Sumado/integrado a la Austeridad Franciscana..
    Definitivamente no es ni será una forma de motivar la productividad en los ciudadanos, al contrario, nos limita, sin ambición.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*