¡Ahorita NO!

crisis
Feminicidio

#SinPrejuicio

Daniela Acosta Borquez

Esa fue la respuesta de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, cuando la cuestionaron sobre las manifestaciones de mujeres en Palacio Nacional por el Feminicidio de Ingrid, y por la filtración de las fotos de su cuerpo. Me queda claro que esto no es de ahorita, pero lo que sí tengo muy presente y lo afirmo; los feminicidios han aumentado de gran manera y con mucho más violencia y sadismo. Es evidente que el tema ya se le salió de las manos a los Gobiernos Federal y de la CDMX, porque cuando los cuestionan por sus acciones y declaraciones, se molestan y terminan levantando la voz a quienes los cuestionan.

Lamento lo que le hicieron a Ingrid, y por supuesto a las demás niñas, adolescentes y mujeres que han sido golpeadas, violadas, asesinadas, descuartizadas por mentes enfermas y por supuesto, también por la omisión del gobierno, pues ellos están obligados a resguardar nuestra seguridad e integridad. Todos estos acontecimientos me indignan, me perturban, me pone muy mal. Pensar que estamos en total estado de indefensión y desamparadas por el gobierno. Soy madre y ahora me aterra el hecho de solo pensar… cada que me entero de un nuevo caso. Pero hoy mi rabia, repudio e indignación aumentó con el caso de Fátima, y les voy a explicar el motivo. Tulyehualco, es un pueblo que pertenece a la Alcaldía de Xochimilco. Allí, anualmente se realiza la Feria del Amaranto, en el mes de febrero, y de la nieve en el mes de abril, donde asiste gente de todas las alcaldías, por lo que representa. Mi papá es comerciante ya de muchos años, y pues su camino es la escuela Enrique Rébsamen, donde asistía la pequeña Fátima. Obvio, por ser un pueblo hay pocos habitantes y por lo regular todos se conocen.

El día de la desaparición de Fátima, yo vi la noticia en Twitter y por tratarse de Tulyehualco, le presté aún más atención al twitt, donde decía que había desaparecido una pequeñita con las características de Fátima y en las condiciones que se dieron. De volada me puse a compartir como siempre lo hacemos solidariamente la comunidad twittera, donde lo compartí con todas las autoridades, periodistas y medios de comunicación. Por supuesto le di seguimiento. Platicando con mi padre por teléfono coincidíamos en que la violencia y atrocidades ya se le habían desbordado al gobierno, que ya se le había salido de las manos el control tanto del crimen organizado y que, por eso, los malditos depravados y violadores ya eran más obvios y sanguinarios, pues prácticamente tenían la venia del señor…presidente.

Mi padre me comentó que Fátima venía de una familia humilde, gente de bien, trabajadora y honesta, pues la gente del pueblo lo sabía. Ambos quedamos que, por nuestro lado y medios, seguir difundiendo para lograr que Fátima apareciera, de hecho, etiqueté en un twitt a Alerta AMBER, y su respuesta fue, que tenían que comunicarse a ciertos números que proporcionaron.

Mi pequeña de 10 años vio las noticias y su primera reacción fue llorar y exclamar “Mamá, ya no estamos seguras me da miedo salir a la calle”. De inmediato soltó el llanto, la abracé y le dije que no tuviera miedo, que sus padres la amábamos con el alma y que jamás permitiríamos que le sucediera algo, ella contestó; ¿y porque los demás padres no han hecho nada por sus hijas?

Me queda claro que en la mayoría de los casos es el crimen organizado quien opera para secuestrar niñas y adolescentes para “Trata de Personas”, tráfico de órganos y drogas, contra eso, cómo luchas, ¿cómo te defiendes? ¡Si ni con el respaldo del Estado cuentas!

El domingo como a las 2:00 pm me enteré de que ya había aparecido Fátima, pero estaba muerta, le quitaron sus órganos y estaba desnuda en una bolsa de plástico.

¡Dios! Mi alma y corazón por un momento se congelaron y me puse a llorar de rabia, y también de miedo. Pues ustedes saben qué hace dos años en un taxi me asaltaron y abusaron sexualmente de mí, donde todo el tiempo tuve una pistola en la cabeza mientras el maldito me gritaba, amenazaba y tocaba todo mi cuerpo. Si yo, que soy adulta sentí morirme, me partió el alma saber por todo lo que tuvo que pasar una niña de tan solo 7 añitos.

Ya no le voy a hablar al gobierno ni a las autoridades incompetentes. Ahora, nos toca a todos los ciudadanos cuidarnos entre nosotros y saber discernir y desarrollar bien el sentido para poder oler a todos esos malditos enfermos asesinos. Mexicanos, todos tenemos al menos una mujer en casa, y eso nos une. No sean omisos, a todos nos puede pasar, ¡no estamos exentos!

Mi solidaridad, amor y oraciones con la familia de Fátima y por cada una de las niñas, adolescentes y mujeres que han sido asesinadas, desaparecidas y violadas.

Cuando Claudia Sheinbaum, les pida su voto para el 2024, por favor díganle,

¡Ahorita NO!

Una cosa más, ‘El silencio te hace cómplice’

1 Comment on "¡Ahorita NO!"

  1. Los PRIANISTAS queriendo sacar raja política de esta desgracia, dando a conocer el tipo de calañas que son.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*