“AMLO a la baja”

AMLO
AMLO

#Asídeclaro

David Martínez Staines

Tres encuestas aplicadas recientemente arrojan los siguientes resultados a la baja en la aprobación ciudadana del presidente Andrés Manuel: Consulta Mitofsky, 54.1% para el 2 de marzo frente al 57.3% registrado en enero pasado; Buendía y Laredo, 62% en febrero, cuando en el mismo mes de 2019 tenía 85%; Reforma, 59% lo que contrasta con el 78% de marzo de 2019.

Tales resultados de corresponderse con la realidad y no tengo elementos para ponerlos en duda, salvo la disparidad en los resultados de las tres para evaluar la misma realidad y prácticamente en el mismo lapso, ratifica lo obvio, que el ejercicio del poder político desgasta aquí, con una transformación sociopolítica en marcha, y en cualesquiera países, donde abundan los presidentes que gobiernan sin respaldo de los gobernados, como acontece en Chile con Sebastián Piñera, rechazado por el 83% de los chilenos (Cadem, 24-II-20) y quien pretende ahogar con la represión generalizada a las movilizaciones populares y sin que el oligopolio global se dé por enterado.

Tan es normal el desgaste que el mismo AMLO lo reconoce y explica: “¡Imagínense, enfrentar a los conservadores corruptos que no quieren dejar de robar! Están molestísimos, no los calienta ni el sol. Están desquiciados.” Nada más hay que escuchar a Óscar Mario Beteta pendejeando a la periodista Nancy Flores antes de concederle una entrevista para Contralínea; a María Amparo Casar (empleada de los Claudio X. González) y el ahora híper crítico Leonardo Curzio tergiversando sin recato los gritos de rechazo al gobernador de Tabasco y al alcalde de Macuspana, en el mitin del 1 de marzo, como si fueran contra Obrador, y Francisco José Paoli Bolio haciéndoles el juego en el monólogo llamado Primer Plano (Canal 11), cuando no participan Lorenzo Meyer y Sergio Aguayo.

López Obrador puso por delante lo esencial para cualquier demócrata, que “es inviable gobernar sin el apoyo del pueblo”. E incluso auguró “Que sigamos bajando, no le hace, nada más que no sea mucho, tres puntos cada tres meses”.

AMLO

Cierto es que no ponderó insuficiencias e incumplimientos de su gobierno de apenas 15 meses en materia tan compleja, ineludible, como es la seguridad pública; el crecimiento económico, empleo y las omisiones en los abundantes programas sociales y que significan una auténtica redistribución presupuestal. Y que de ser incluidos en la Constitución serán cualquier cosa menos clientelar, pues el derecho es todo lo opuesto, como asegura Ana Laura Magaloni.

Tales encuestas y los incidentes en la tierra de AMLO son presentados mediáticamente –los más afectados por la austeridad republicana, junto con los políticos que vendían medicamentos– como el fin de la luna de miel entre el presidente y los gobernados, expresión absurda pero que desde la primera semana de gobierno los videntes de la política pronosticaban que terminaría en tres meses. El lunes comenzó el mes 16, y para ello es útil partir del 85% de aprobación que nunca reconocieron los adversarios de AMLO y que sólo se refería al apoyo ciudadano en la lucha contra el robo de combustibles.

Ojalá (Alá quiera) y los gobernantes aprovechen la coyuntura para introducir las rectificaciones necesarias y las oposiciones, incluidos los plutócratas que no invierten, superen los esquemas de resistir con reacciones viscerales, sin propuestas alternativas y liderazgos tan tóxicos como los que están a la vista de todos.

El problema es que el presidente no quiere aceptar el rompimiento social y por tanto no presenta soluciones, ni estrategias para detener la creciente violencia.

Frente a esto, la criminalidad en todas sus expresiones seguirá creciendo y los hechos se seguirán agudizando.

Desde los narco-ejércitos que tienen cientos de sicarios a sus órdenes, como aquellos que salieron a defender a Ovidio, hasta la violencia feminicida encarnada en sujetos triviales que un día decidieron ultimar a su pareja.

Absolutamente nada se está haciendo frente al creciente poderío de los grandes capos y tampoco nada se hace frente a situaciones domésticas como las que padeció Ingrid Escamilla antes de ser desollada por su pareja.

En esta Cúpula lo hemos señalado de manera puntual; en el mejor de los casos, si los programas asistenciales tienen un efecto lo veremos en diez o quince años. Mientras tanto se seguirán cometiendo diez homicidios de mujeres diariamente, como lo señalan las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Si la crisis de inseguridad, violencia y feminicidios golpea de manera salvaje a los grandes sectores sociales, el desabasto de medicamentos es un cáncer silencioso que está devorando las entrañas de la 4T.

En algunas ocasiones los familiares pueden salir a protestar; toman avenidas y accesos hospitalarios, mientras los medios de comunicación dan cobertura a su irritación.

Pero en el interior de la República muchos casos permanecen en silencio, no se hacen ‘visibles’ y de manera casi desapercibida están muriendo infantes y adolescentes por un inapelable, indiscutible desabasto de medicamentos.

La gran bandera del lopezobradorismo fue la honestidad, siempre contrastada con la corrupción de los pasados sexenios y en concreto con la alusión al gobierno de Peña Nieto.

Pero en las últimas horas dos investigaciones periodísticas han despedazado el mito de la honestidad en la 4T.

AMLO

Una primera investigación realizada por el periodista Esteban David con el apoyo de Marcela Turati y el portal Quinto Elemento Lab. descubrió la existencia de 171 compañías creadas entre noviembre de 2018 y diciembre de 2019, que hasta el momento han recibido 366 millones de pesos a través de 561 contratos con 92 dependencias del gobierno federal.

La investigación fue titulada ‘Empresas al Vapor’. En realidad, se trata de falsos empresarios, pero que son cercanos a la administración federal y se están enriqueciendo de manera ilegal y corrupta.

Es la nueva versión de ‘La Estafa Maestra’; crear empresas ficticias de manera precipitada para convertirse en ‘proveedoras’ del gobierno federal.

Figuras como Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública y Ana Gabriela Guevara, titular de la Comisión Nacional del Deporte, son insostenibles; simplemente no pueden permanecer en sus cargos. Pero el manto presidencial las seguirá cobijando mientras paga un descomunal costo social y político.

Una segunda investigación periodística realizada por el portal Ruido en la Red y Aristegui Noticias exhibe a Alfonso Romo como un depredador del agua y el medio ambiente en la península de Yucatán.

A través de la empresa Enerall se están explotando los mantos acuíferos de Yucatán e incluso destruyeron un cenote, todo para satisfacer los negocios particulares del jefe de la Oficina de la Presidencia.

Bastaron dos investigaciones periodísticas para despedazar la honestidad de la 4T.

Cuando el presidente López Obrador sea cuestionado sobre estas investigaciones acusará a los ‘conservadores, corruptos, neoporfiristas…’, mientras cada día que pasa se aleja del pueblo que votó por él.

About the Author

David Martinez Staines
Analista político, colaborador de Zona Publica en Efekto Tv noticias.

1 Comment on "“AMLO a la baja”"

  1. Monica Martínez | 4 marzo, 2020 at 06:35 | Responder

    Muy buen artículo, muy interesante

Leave a comment

Your email address will not be published.


*