Andrés Manuel López Obrador y su doble cara: 10 apuntes.

López
López

Entre Visiones del Poder

Migue Ángel Solís

1 En la reciente visita de Andrés Manuel López Obrador a La Casa Blanca, se cumplió el protocolo diplomático. Contrario a lo que muchos preveían, no hubo agravios, escozor ni jaloneos. Es parte de un trabajo quirúrgico de la cancillería, producto del olfato de un hombre experimentado como Marcelo Ebrard quien se fortalece debido a su pulcra operación política.

2 México se benefició momentáneamente, pues se enunció una cuantiosa inversión en distribución de gas. Más adelante sabremos de qué más se habló y que acuerdos se pusieron sobre la mesa.

3 Por así convenir a los intereses personales de ambos mandatarios más que por otorgarle prioridad a la agenda bilateral, como debió ser, se evitaron temas fundamentales como la migración, el muro, la seguridad, el narcotráfico, y los llamados “Dreamers”. Lo escabroso de estos asuntos de interés estratégico común, podría haber resultado estridente, incómodo y hasta pudo haber generado una abierta confrontación. Sin embargo, la política personal se sobrepuso a las razones de Estado. El T-MEC simplemente fue el pretexto.

López

4 No debemos perder de vista que la política y la economía contextualizan el encuentro. Ambos son políticos de corte populista y sus mensajes, actitudes y símbolos tienen objetivos claros: 

A) Para López, evitar la confrontación implicó aguantar la mesura obligada que imponía, por un lado, la propia circunstancia política de Trump (inmerso en pleno proceso electoral) y por otro, la situación económica de México agravada por la pandemia. Haber priorizado una actitud beligerante lo hundiría a él y terminaría por hundir al país. 

B) Devuelve el favor petrolero y de insumos médicos que Trump puso sobre la mesa como moneda de cambio para que López tomara partido por su reelección. Su discurso mesurado y climáticamente entreguista a Trump después de los agravios que éste profirió contra los migrantes, así lo constata. 

5 La narrativa de López no cambió. Sigue mintiendo. Utiliza la conciliación y la “diplomacia” como instrumento para evitar ofensas y un distanciamiento que hoy más que nunca, resulta inútil y suicida para su gobierno.

6 El discurso de López fue analizado y meditado con profundo sentido estratégico donde la concordia sería el eje rector. Ojalá y fuera así de conciliador en México. Esa doble cara de López perversamente manejada debería dejarla atrás y trabajar por la unidad nacional. 

7 Habló de Juárez y Lincoln, íconos de la historia de ambos países. Las ofrendas y los pasajes históricos llenos de simbolismo, tocaron positivamente al nacionalismo liberal y republicano. Sin embargo, comparar a George Washington con Trump fue un exceso pueril.

López
Foto: Marcelo Ebrard

8 El mensaje de Biden contra Trump que implícitamente toca a López, es preciso léelo con cuidado. Las encuestas dan una ventaja al demócrata entre 8 y 14 puntos y es muy probable que gane. De ser así, no será como hoy con Trump, un día de campo idílico que además, no garantiza que el inquilino de la Casa Blanca en campaña cambie su discurso conciliador y vehemente contra México. De ello ha dado muestras claras.

9 López fue por dinero para que no se hunda el país. Los recursos que había en fondos de estabilización y fideicomisos que prácticamente se acabó, aunado a la caída en la recaudación e ingresos petroleros, no alcanzan para sus obstinados “proyectos estratégicos” y tampoco para sus programas sociales-clientelares. Requería oxígeno puro. Jugó su juego y tiró sus cartas. En un escenario de confrontación pierde él y perdemos todos los mexicanos. Prefirió seguir en el juego de la doble cara.

10 Lo escrito en su libro “Oye Trump” fue letra muerta. Atrás quedaron los agravios Trumpistas a los mexicanos y también las críticas lacerantes de López al presidente norteamericano. No más adjetivos como neonazi y racista. No más “papelitos” como los exhibidos por Enrique Peña Nieto. No más pérdida de dignidad. La moralidad, valentía y dignidad de López quedaron en el sepulcro de la incongruencia y el embusterismo. No obstante, lo sorteó bien a pesar de que en el fondo sabe que, por ahora, su engaño redituará bonos para su alicaído mandato.

López

En suma, quedó claro que su voto por Trump en las elecciones parece que de momento dará frutos mientras no sepamos el resultado electoral. Con Biden nada está asegurado. El neoliberalismo del T-MEC que López tanto ha criticado de ese que llama sistema perverso y malévolo, se impuso, como se impuso igualmente la treta del apoyo electoral.

Mientras, el entreguismo que el otrora crítico López atizó a Trump, quedó en cenizas, pues  terminó rendido a sus brazos y debiéndole hasta una pluma, que no de ganso, porque esa, a pesar de su doble cara, la trae bien puesta por ahora, para regocijo de su gradería.

Visits: 1656 Visits: 7

About the Author

Miguel Ángel Solís
Politólogo. Consultor político. Experto en estrategia y comunicación política para campañas electorales, de gobierno y comunicación organizacional. Ex servidor público e investigador universitario. Apasionado del orden, la disciplina y la organización.

Be the first to comment on "Andrés Manuel López Obrador y su doble cara: 10 apuntes."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*