Clasemediero

Clase Media
Clase Media

#PlumasGurú

Por: Michel Chaín Carrillo

La clase media es, al mismo tiempo, evidente y difícil de precisar.  A diferencia de los capitalistas y los trabajadores, por usar un poco del lenguaje marxista, los clasemedieros no solemos estar enlistados en un sindicato o un Partido Político con un discurso “de clase” ad hoc.  Por el contrario, los clasemedieros solemos ser de todos colores y sabores, con la apuesta compartida por el conocimiento como medio para trascender, tanto laboral como económicamente, nuestro punto de partida y, al hacerlo, solemos dinamizar e influir en nuestro entorno.  En ese sentido debemos reconocernos como “aspiracionistas” (¡y qué bueno que así sea porque desde el surgimiento del capitalismo hemos sido los impulsores de grandes avances de la humanidad!).  Eventualmente el Presidente López Obrador se dará cuenta, si es que no lo ha hecho ya, pero la clase media es más importante para México de lo que quisiera reconocer en las mañaneras.

Era previsible que, por más que se dijera “feliz, feliz, feliz”, el Presidente López Obrador no iba a estar de plácemes por los resultados de la jornada electoral de junio pasado.  Lo que sí fue sorpresivo fue la manera en la que el titular del Poder Ejecutivo señaló cómo los culpables del deficiente desempeño electoral de sus candidatos a los miembros de la clase media.  Aun más, emprendió una embestida contra los clasemedieros señalando su carácter “aspiracional”, endosándoles el desafortunado refrán de que “el que no tranza, no avanza” y señalando su participación en la llegada al Poder de figuras como Mussolini (esta vez sin la anécdota de que lo habían bautizado como Benito por Benito Juárez) y Hitler.

¿Por qué arremeter contra la clase media?  ¿En qué reside la supuesta maldad intrínseca que ahora denuncia el Presidente López Obrador, pese a que los votos clasemedieros fueron fundamentales para su triunfo de 2018? 

De manera relevante cuando Carlos Marx caracterizó al sistema capitalista y sus contradicciones, se limitó a dos clases sociales (capitalistas y trabajadores) para desarrollar el discurso de la “lucha de clases” pese a la importancia de las clases medias, tanto en la Primera Revolución Industrial en la figura de los trabajadores especializados como en las etapas históricas posteriores.  

Paradójico y revelador, porque la clase media fue, en buena medida, responsable de que no se cumplieran las predicciones marxistas al ser un buffer que suavizó y medió entre capitalistas y trabajadores, además de ser instrumental en la aplicación de medidas de política pública, como el Estado de Bienestar, impulsado por el canciller prusiano Otto Von Bismarck,

Históricamente, los miembros de la clase media (médicos, ingenieros, científicos, académicos, etc.) han sido responsables de buena parte de los avances científicos y tecnológico que han mejorado la calidad de vida de todas las clases sociales.  Del mismo modo, los miembros de la clase media, al verse a si mismos como ciudadanos independientes, más afines al ejercicio de sus libertades individuales y ajenos a una conciencia de clase homologante y sobresimplificadora, en su día a día fueron quienes construyeron y consolidaron al mercado y la democracia como los grandes sobrevivientes de las guerras ideológicas del Siglo XX. 

Sin embargo, y por más que me guste la historia europea del Siglo XX, es claro que la explicación de lo que sucede en México no pasa ni por la búsqueda de clasemedieros en la “marcha a Roma” ni en la caída de la República de Weimar, sino por las características del grueso de la sociedad mexicana en el Siglo XXI y su relación con el Poder.  En ese sentido, es importante señalar que los miembros de la clase media son muy diversos y, por lo tanto, resulta complicado establecer parámetros claros para establecer cuantitativamente a la clase media.

De hecho, y retomando lo que escribieran Luis de la ser Calle y Luis Rubio en su libro “Clasemediero” de 2010, a la clase media hay que abordarla desde una perspectiva más cualitativa que cuantitativa.  De esta manera, es posible tratar de identificar a los clasemedieros como individuos que comienzan en las capas “D” de la sociedad, como los obreros o trabajadores independientes, que cuentan con educación básica, y logran acceden al sistema financiero formal; sigue por aquellos que tienen un nivel más de educación y ya aspiran a hacerse de hacerse activos, como puede de un vehículo propio; continúa por aquellos que tuvieron la oportunidad de lograr un título universitario, ya consideran la adquisición de un domicilio propio e incorporan aspectos lúdicos en su consumo como pueden ser las vacaciones anuales; hasta llegar a los niveles A y B de la población, que son los más pudientes,  pero que tienden a homologar sus patrones de consumo con las clases medias internacionales que, como es el caso de los Estados Unidos, son referentes culturales para los países latinoamericanos.  En este sentido, no es de sorprender que 7 de cada 10 mexicanos se vean a sí mismo como parte de la clase media.

¿Entonces por qué atacar a la clase media y a la pléyade de trabajadores independientes y profesionistas que la conformamos?  Retomando “Clasemediero”, pero haciendo una interpretación libre de lo expuesto por los autores, me permito adelantar dos explicaciones que son complementarias.

Por un lado, la explicación puede relacionarse con la imposibilidad real de movilizar a la clase media como tradicionalmente se ha hecho con trabajadores del campo y de la industria.  Las clases medias no son movilizables, pero sí manipulables. En este sentido, el Presidente López Obrador estaría haciendo patente el cambio cualitativo entre tratar de manipular desde la oposición, donde está todo por ser probado y comprobado, que hacerlo desde el Gobierno, a quien todo se le exige para tener credibilidad.

Por el otro, algo tendrá que ver con la existencia de diferentes “clases medias” con diferentes relaciones con el Poder.  Muy probablemente el Presidente López Obrador esté enojado con la clase media “aspiracional”,conformada por trabajadores independientes, profesionistas y miembros de las industrias creativas que, dada la inestabilidad del país, se han tenido que hacer a sí mismos (self made man/woman), guardan cierto recelo al “establishment” o clase política y que saben que la inestabilidad política o económica, así sea generada por el Gobierno o importada, pone en riesgo el patrimonio y la calidad de vida que se han construido, en muchos casos, a pesar de las autoridades.  En contrapartida, la clase media “no aspiracional” sería aquella vinculada con las burocracias que datan de la época del régimen de Partido Hegemónico y sus émulos subnacionales (gubernaturas) que, gracias a la constancia en ingresos que les permitía el trabajo ya fuera el sector público o sindical, lograron a hacerse de su patrimonio a fuerza de obedecer y defender tanto al Gobierno como al “Señor Presidente” en turno, mientras que el resto de la sociedad sufría los efectos de las crisis económicas recurrentes.

Más allá de cómo las entiendan, en términos generales las clases medias son más propicias a defender su capacidad de tomar sus propias decisiones, ya sea para mantener sus creencias o filosofía de vida, trascender económicamente o educar a su descendencia (en caso de que decidan tenerla) y, al hacerlo, estén conscientes o no, defienden a los regímenes liberales.

Tal vez eso es lo que más molesta al Presidente que, por más que se diga liberal, en los hechos, que son lo que cuenta, encabeza un régimen que, además de iliberal, ha resultado bastante intolerante y que coquetea más con los totalitarismos que con los paradigmas liberales, tal como en Europa los expusieran ambos J. S Mills y en México los entendiera la generación de Juárez, Ocampo y los hermanos Lerdo de Tejada.

 71 total views

1 Comment on "Clasemediero"

  1. Guillermo Corona | 9 julio, 2021 at 05:45 | Responder

    muy interesamte el Argumento de lo que es la clase media, pero tenemos que complementar mas la informacion, ya que ha iniciado el gram dezpertar de las conciencias, y debemos coordinar la informacion revisando la hiztoria tener mad lus y coordinar la informacion, para no caer en el papel de un relevo o una alternamcia en el poder. ya que esye avance fue un paso agoigamtado para darle continuidad en el proceso de LIBERTAD, PROSPERIDAD, DESARROLLO, de nueztea Nacion Mexicana en coordinavion por emulavion con el mundo entero

Leave a comment

Your email address will not be published.


*