CORONAVIRUS: LA TORMENTA QUE LLEGA.

Coronavirus
Coronavirus

Sobre la marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

“El espectro de una emergencia sanitaria mundial se vislumbra peligrosamente en el horizonte”. Organización Mundial de la Salud.

La crisis del coronavirus se ha convertido en el más claro ejemplo de las características y de las carencias reales, no teóricas, de nuestro sistema de gobernanza global. La flagrante constatación de que la respuesta a muchos de los desafíos globales pasa por soluciones que solo se pueden aplicar localmente. La institución global por excelencia en este campo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ofrece asesoría y protocolos no vinculantes sobre cómo los países deberían responder ante una emergencia. También intenta prevenir una sobrerreacción que genere daños económicos innecesarios.

En México crece la percepción que el gobierno federal no esta haciendo lo suficiente para evitar al epidemia; los hospitales mexicanos desde que inicio el sexenio siguen sin ser sanitizados por ser considerado “gasto superfluo”, existe carencia de medicinas y materiales médicos, las fronteras no se han cerrado, en los Aeropuertos Internacionales no existe ningún control, los partidos de futbol y eventos masivos siguen al máximo, los cruceros siguen desembarcando y todo pareciera que la autoridad intuye que con tan solo 16 contagiados las  salsas mexicanas son la vacuna natural contra el COVID19.

El bajo recuento de casos confirmados de infección por el nuevo coronavirus en México, que apenas se mueve en el país, está generando preocupación sobre la idoneidad de las pruebas en el país y si el gobierno está haciendo lo suficiente para prepararse para una epidemia. El brote fue declarado una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) este miércoles, ya que los casos mundiales superaron los 120 mil y las muertes superaron los 4 mil 300. Los países aún tienen la oportunidad de alterar el curso de la pandemia, indicó la OMS, instando a los gobiernos a intensificar los esfuerzos de contención mediante pruebas, rastreo y aislamiento.

En respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador sentenció que sus adversarios dirán que no se hace nada desde el Gobierno ante el brote del virus en el país y que era ‘lamentable’ que ellos quisieran que los mexicanos se infecten. El titular de la Dirección General de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, informó el jueves 12 de marzo que se elevó a 16 el número de casos confirmados de Covid-19 en el país, además de 82 sospechosos.

No todo lo que parece es, el coronavirus, podría convertirse en una bendición política para López Obrador. Es claro que al Presidente no le gusta aceptar sus errores. Los fifis y conservadores son los malosos de moda. Sí como se pronostica la economía mexicana sigue en caída libre, Morena argumentará que se debe a los efectos del coronavirus. De estancamiento económico cien por ciento producido en México, pasaríamos a un estancamiento o recesión producto de “factores internacionales”. 

Pero la ciencia y estadística tienen otros datos, todo indica que el nuevo coronavirus Covid-19 en México tendrá su mayor propagación entre el 20 y 30 de marzo, estimó el doctor Gustavo Cruz, del Instituto de Investigaciones Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, quien mediante un modelo matemático pronosticó el comportamiento del coronavirus en México. “La propagación de la enfermedad es algo inevitable y, según las estimaciones, el brote infeccioso se daría entre el 20 y el 30 de marzo”, explicó el experto en una entrevista para UNAM Global. 

“La base de este trabajo es un modelo clásico de 1927 ideado por los médicos escoceses W. O. Kermack y A. G. McKendrick, el cual emplea un sistema de ecuaciones diferenciales a fin de detallar cómo surge un brote infeccioso, su crecimiento, en qué momento alcanza su máximo y cómo después decae, todo ello a partir de dos parámetros: uno biológico y otro social. En este caso hemos complementado estas ecuaciones diferenciales con difusión clásica para formar lo que se conoce como un sistema de reacción-difusión”, explicó el científico.  Por cada persona con el virus, se debe calcular entonces cuántas podrían infectarse, y ese es el número reproductivo básico conocido como R0.  El R0 es la medida de qué tan rápido se extiende la enfermedad en una población durante su periodo inicial. Éste, explicó el doctor, resulta bastante útil al evaluar la magnitud del problema.  “En términos epidemiológicos, se dice que hay un brote infeccioso cuando a una población sin la enfermedad, llega un infectado y contagia a más de una persona. Hay quienes calculan que el R0 de este nuevo coronavirus podría ir de 1.5 a cuatro, lo cual nos plantea un intervalo muy grande, aunque a partir de lo observado en Wuhan estimamos que esta cifra es de 2.5. Tan sólo para contrastar, diremos que el número reproductivo básico del virus H1N1 era de 1.7, lo que nos da un atisbo de lo que podría seguir en breve”, explicó Cruz. 

Ante los pronósticos científicos parece inminente que el virus se extienda en el territorio nacional como lo ha hecho en gran parte del mundo. Ante ello, sólo puede esperarse que se expanda de forma moderada y la población no se deje contagiar por el pánico, un mal cuya única cura es la información. Ello no implica indolencia, sino permanecer atentos a las indicaciones de las autoridades de salud, estar al tanto de los informes científicos acerca de la naturaleza y la propagación de la enfermedad, evitar las compras de pánico y, en suma, protegerse y afectar lo menos posible la vida cotidiana.

Difícil considerar que ante la eventualidad de un desencadenamiento masivo del coronavirus en México se tuvieran las condiciones adecuadas para el tratamiento de un problema que requiere muchos recursos económicos, acondicionamientos hospitalarios, sobre todo en áreas de terapia intensiva, y una capacidad operativa que no se ha podido restablecer según el discurso de la 4ta transformación por las corruptelas heredadas de los conservadores.

El coronavirus, por lo demás, no es sólo un problema médico y social. Se está convirtiendo a toda velocidad en un grave problema económico mundial. La ruptura de las cadenas de producción y distribución a causa de la suspensión de labores en centros de trabajo con personas afectadas por el mencionado coronavirus está golpeando con severidad las expectativas económicas a corto y mediano plazos. Es cuestión de tiempo, el COVID19 nos impactará, México siempre a sabido afrontar con valentía las adversidades, y las a vencido, esta no será la excepción.

Visits: 2269 Visits: 2

Be the first to comment on "CORONAVIRUS: LA TORMENTA QUE LLEGA."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*