COVID 19 IMPARABLE Y SIN VACUNA.

Casos
casos

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

“Recordarán que hace mucho tiempo yo dije ‘preparémonos para una epidemia larga’, y hablé de septiembre, octubre y esto es lo que nos está ocurriendo”, – Hugo López-Gatell. 

Mientras la curva de casos confirmados en Europa es claramente descendente desde mediados de abril, otras regiones principalmente América, Sudeste asiático y África siguen sumando nuevos contagios de coronavirus exponencialmente, con países con incidencias acumuladas (de siete días) muy altas, como los 150 casos por 100.000 habitantes de Chile. En Latinoamérica, la situación epidemiológica es preocupante en ese país, Perú, Brasil, Panamá y Puerto Rico, los cinco con mayor incidencia.

Según datos de la OMS, hasta ahora se han registrado al menos 7.255.960 casos y 412.583 fallecidos. Fuera de Europa, los países con más casos registrados son Estados Unidos, con casi dos millones, Brasil (772.416), la India (286.579), Perú (208.823), Irán (175.927) y Chile (148.496). 

México registra 133.974 casos positivos y 15.944 muertes por coronavirus. Está en la lista de 10 países con más muertes por Covid-19. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha impuesto una cuarentena obligatoria por temor al impacto económico en el país, aunque sí suspendió las actividades no esenciales y aplicó medidas de aislamiento que finalizaron, entre confusión, este 31 de mayo. Para avanzar en el desconfinamiento, México ha puesto en marcha un semáforo de cuatro colores que determinará la intensidad de la pandemia en cada Estado. El Gobierno de la Ciudad de México ha iniciado el rastreo de contactos de los contagiados después de tres meses de coronavirus y planea, más vale tarde que nunca, que se apliquen hasta 100.000 pruebas al mes.

AMLO sostuvo que entrar a la nueva normalidad no debe ser sólo decisión de la autoridad, sino también parte del ejercicio de la libertad individual, por lo que más que prohibiciones, se debe ir dejando la responsabilidad a la gente. “Para superar la coyuntura tenemos que vencer no sólo la pandemia, sino también nuestros temores, nuestros miedos, desde luego con cuidado, pero como ha pasado mucho tiempo con el confinamiento.”

Desde un principio, el reto en México era minimizar el contagio de la pandemia para que los afectados no colapsarán un sistema de salud debilitado desde hace décadas. Salió a la luz la falta de preparación para enfrentar la contingencia; no había ventiladores mecánicos ni tapabocas suficientes, que se fueron adquiriendo no sin escándalo: una de las ventas con descarado sobre precio implicaba al hijo de Manuel Barlett, director de la CFE y una figura controvertida, rodeado de denuncias y negocios opacos. 

casos

México puede ser el único país del mundo que ha iniciado la desescalada cuando aún la curva no ha alcanzado su máximo, como dijo este domingo el representante de la Organización Panamericana de la Salud en México, Cristian Morales: “Seguimos avanzando hacia la cima de la curva”. Y López Gatell enfatizó: “Hoy no se acaba la epidemia. El peligro persiste en toda la República”. Entonces, ¿por qué están ya con las medidas de desconfinamiento? Es lógico intuir habrá rebote, y lo peor, que pese al discurso oficial no hemos llegado al pico de la pandemia. 

Pocas veces toda la humanidad había estado tan pendiente de una vacuna. Concretamente, la de la covid-19. Se sigue muy de cerca la carrera de los científicos por desarrollarla, los debates sobre su posible efectividad, cuándo se podrá empezar a fabricar en masa y cómo se distribuirá entre la población. Una de las preocupaciones es que las naciones más pobres queden excluidas de los beneficios de la inmunización. Para evitarlo, la Alianza Global para la Vacunación (Gavi, por sus siglas en inglés) ha solicitado 2.000 millones de dólares a sus donantes para una primera campaña de inmunización de trabajadores sanitarios y personas con más riesgo. Un esfuerzo adicional a los 8.800 millones que ha recaudado este junio de 2020 para continuar apoyando los próximos cinco años a los países más vulnerables a la hora de adquirir y suministrar las vacunas que ya existen contra la neumonía, la polio o el sarampión a sus niños. Si la pandemia lo permite.

A partir del triunfo de la Revolución y hasta el principio de los año 90’s del Siglo pasado, la producción de vacunas, municiones y alfabetización eran cruciales para la soberanía nacional, logando con gran esfuerzo un sistema de inmunología tan sólido que no solo abastecía a la población de todos los biológicos recomendados por el fondo Unicef sino que exportaba a 15 países. Con una de las pandemias más brutales que se recuerdan desde la gripe de 1918, la palabra vacuna se ha convertido hoy en el término de la esperanza en todo el mundo. Pero México, como tantas otras naciones, ha ido perdiendo su soberanía en este campo, arrastrando con ello la investigación que se desarrollaba en sus laboratorios y el empleo que se generaba. Ahora la dependencia internacional obliga a competir en un mercado donde ganará el que más dinero ponga sobre la mesa.

“La producción ahora es mínima, más del 90% de las vacunas que se aplican en México provienen del sector privado”, preciso Fernando Ramos, profesor de la facultad de Medicina de la UNAM. “Las campañas inmunológicas todavía cubren las recomendaciones internacionales razonablemente en este país, pero todos los que de un modo u otro están relacionados con esta materia lamentan la pérdida de soberanía.” Ramos trabajó en el Instituto de Higiene a finales de los ochenta, cuando todo el sistema de inmunología federal se estaba desmantelando. Hoy el Birmex, como se denomina a los laboratorios nacionales y de reactivos de México “apenas se encarga del tétanos, la difteria y la poliomielitis. “

Visits: 823 Visits: 6

Be the first to comment on "COVID 19 IMPARABLE Y SIN VACUNA."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*