Covid y Desempleo

Crisis© Getty Images
crisis

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

“Derivado de la Pandemia entre marzo y mayo de este año más de Un millón de mexicanos se han quedado sin empleo”.-  Zoé Robledo.

La caída del 3.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el país y la pérdida de cerca de un millón de empleos en nuestro país serán inevitables en la economía mexicana por los efectos de la COVID-19, señaló el doctor Luis Quintana Romero, académico de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. El especialista, que forma parte del Laboratorio de Estudios Regionales de la UNAM, es un grupo compuesto por investigadores de la Facultad de Economía, el Seminario de Análisis Regional y Estudios Espaciales de Acatlán y el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, quienes, preocupados por la situación actual realizaron un informe sobre los impactos macroeconómicos potenciales de la COVID-19 en México.

En este informe, se identificaron tres principales riesgos a los que se enfrentará la economía mexicana, el primero de ellos es la caída de la economía de los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial y de quien depende el 80 por ciento del comercio exterior de México. El investigador acotó que nuestro vecino del norte ya está sufriendo las consecuencias por la pandemia, pues se calcula que tiene cerca de seis millones de desempleados.

La segunda amenaza principal a la economía mexicana es la caída en los precios del petróleo, pues desde el año pasado estos comenzaron a disminuir debido a que los principales productores no alcanzaron un acuerdo y aumentaron la oferta del hidrocarburo. Asimismo, hay una demanda menor del petróleo debido a la disminución del ritmo de la actividad económica, por lo cual estos precios continuarán descendiendo. “Esto para México es un grave problema para las finanzas públicas, porque una parte importante de los ingresos del gobierno dependen de los ingresos petroleros”, indicó.

crisis

El tercer riesgo es la reducción de la actividad económica nacional, pues al haber restricciones al desplazamiento de personas se ven afectados sectores claves de la economía mexicana como el comercio, los servicios o el turismo.


Se presenta una prospectiva de cómo cerraría este año si estos tres efectos se combinan: se estima una caída de más del 3 por ciento del PIB, lo cual podría traducirse en el segundo semestre del año en un millón de desempleados adicionales al millón que se quedaron sin empleo en el periodo de marzo – mayo y los 83 mil en el mes de junio. 

De acuerdo con un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más del 16% de los jóvenes en el mundo perdió su empleo desde que inició la pandemia.

Crisis

En el documento titulado Observatorio de la OIT: COVID-19 y el mundo del trabajo también da a conocer que las horas laborales de los jóvenes que aún mantienen su trabajo han disminuido cerca de un 23 por ciento. Asimismo, se indica que el incremento rápido y sustancial del desempleo juvenil registrado a partir de febrero ha afectado más a las mujeres que a los hombres. En el informe de la OIT se advierte que la pandemia tiene un triple impacto en los jóvenes pues, además de destruir sus empleos, ha impactado en su educación y formación, además de llenar de obstáculos su búsqueda de trabajo.

Como resultado de la contingencia por el COVID-19 se anticipa una crisis sin precedentes, donde las empresas más vulnerable serán las micro, pequeñas y medianas (MIPYMES), advirtió Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) al afirmar que: “no hay empresa que pueda aguantar más de mes y medio si sus ventas caen de repente”.

En México existen más de 4.5 millones de empresas micro, pequeñas y medianas, este conjunto crean el 78 por ciento de los empleos formales en el país y serán los más golpadas por la recesión mundial originada por el Covid, corriéndose el riesgo de caer en el circulo vicioso de la depresión económica, en el cual la crisis empieza por las pequeñas y medianas empresas que no pueden subsistir sin ingresos, contaminando a los grandes corporativos que dependen de las compras masivas de la población de sus productos y servicios, pero que al no tener ingresos no puede adquirirlos, iniciándose el despido masivo de trabajadores, se pierde el flujo de efectivo de la economía y se restringe la inversión surgiendo la escasez y como reacción inmediata crece la inflación, deteniéndose el pago de deudas por falta de recursos, contagiando de este modo al resto de la economía que sin intervención gubernamental efectiva sería catastrófica. 

El escenario más optimista para los trabajadores mexicanos, seria aquel en el cual se rescataran la totalidad de los empleos, sin embargo, esto parece por demás imposible debido a la contracción estimada del más del 6% del PIB y la recesión mundial, algunos expertos estiman será más impactante que la crisis económica de 1929, entre otros factores que están deteriorando la economía mexicana.

Crisis
Foto: Jordi Cotrina

Dado el grado de afectación de la paralización de la economía, la incertidumbre sobre el control efectivo del contagio, así como un escenario de reactivación lenta de la demanda, a pesar de la apertura, y aunado a la falta de estímulos suficientes o bien focalizados, hacen prever que la afectación del mercado de trabajo en el mediano y largo plazos, puede ser mucho mayor, y la recuperación podría extenderse hasta inicios del 2024.  El mundo a caído en una depresión económica sin precedentes. El problema trae incertidumbre, hambre y sufrimiento,  demandando respuestas colectivas serias, alejadas de toda retorica y enormemente solidarias. 

Visits: 1224 Visits: 15

Be the first to comment on "Covid y Desempleo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*