El caso Bartlett desnuda el discurso anticorrupción del gobierno

Bartlett
#LaPausa
Por Jaime Gutiérrez Casas

Para hoy, lunes 23 de diciembre, quisiera uno escribir sobre temas más adecuados a la temporada navideña; sin embargo, el caso sobre la absolución que hiciera la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, sobre la declaración patrimonial del titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, quien es uno de los actores más oscuros y cuestionados de la política mexicana en las últimas décadas, obliga a hablar del hecho.

Con el indulto al exsecretario de Gobernación y exgobernador de Puebla, el gobierno del presidente López Obrador lastima severamente uno de sus principales postulados que lo llevaron a la presidencia de la República, el de “cero tolerancia” a la corrupción. 

El caso Bartlett no nada más desnuda al gobierno, sino que demuestra que sigue y seguirá habiendo intocables en este sexenio. Como lo ha señalado el Doctor Edgardo Buscaglia: “El pacto de impunidad continúa”. Si había quienes habían creído en el discurso moralizador del Presidente, la realidad ya lo rebasó. El indulto demuestra lo que el presidente Juárez había señalado en su tiempo: “Para los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, Justicia a secas”. 

A Bartlett le han dado no nada más trato de amigo, sino ahora resulta de adalid de la “honestidad, rectitud y transparencia”. Pareciera que ahora hay que, incluso, disculparse con él por cuestionar su honorabilidad.  

Una investigación de Areli Quintero, presentada en agosto de este año, contrario a lo que Bartlett había declarado en la que señalaba contar con un patrimonio de 51 millones de pesos e ingresos anuales por 11 millones, en realidad era 16 veces más grande que constaba de 25 propiedades (23 casas y dos terrenos) con un valor aproximado de más de 800 millones de pesos.

Como ya se había señalado anteriormente en este espacio, hablar del patrimonio de Manuel Bartlett es escandaloso, una persona normal y decente en su posición tardaría más de 600 años en generar lo que él ha generado en más de 50 años de servidor público.

Al día siguiente de la investigación periodística presentada en medios, la propia titular de la Función Pública y sin mediar investigación de por medio, apresurada por las circunstancias y como si fuera defensora de oficio del Director General de la CFE, señaló que lo expuesto en el reportaje estaba “sacada fuera de contexto”; incluso se atrevió a decir que “eran cuestiones que ocurrieron cuando no era funcionario público”. Con lo anterior, en menos de 24 horas Eréndira Sandoval ya lo había exonerado. 

De esa declaración de la Secretaria, pasaron más de tres meses y medio para que se presentarán los resultados “formales” de la investigación; además, casualmente el día previo del último día laboral antes de las vacaciones de fin de año. La titular de la SFP repitió lo que ya había adelantado meses antes, que no habían encontrado irregularidades en las declaraciones patrimoniales del Titular de la CFE, descartando cualquier conflicto de interés. Increíblemente, la investigación se centró sólo en la declaración a partir de diciembre de 2018 que entró en su nuevo encargo, pero no en el origen de su inmensa fortuna. 

Lo mostrado en las pesquisas contra el exsecretario de Gobernación va en contra del discurso del presidente López Obrador, quien ha hecho de la corrupción una de sus banderas principales; en su mensaje dentro del Primer Informe de Gobierno, dijo que si pudiera resumir su plan de seis años de su mandato en una frase, éste sería: “Acabar con la corrupción y la impunidad”. 

Es difícil de creer que la fortuna del dos veces secretario de Estado, dos veces senador, exgobernador de Puebla y ahora Director General de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, sea producto sólo de su trabajo como funcionario, sino más bien consecuencia quizás de actos poco claros y transparentes; de hechos que la sociedad mexicana se hartó y que a través de su voto en las urnas y de su apoyo a López Obrador y a su movimiento buscó ya eliminar. El presidente López Obrador había prometido barrer las escaleras de arriba hacia abajo en lo que a la corrupción se refería; sin embargo, queda claro que con el caso Bartlett no le importó brincarse escalones.

Visits: 2520 Visits: 6

Be the first to comment on "El caso Bartlett desnuda el discurso anticorrupción del gobierno"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*