EL CHISME

México
México

Desde el Monterrey de las Montañas

Guillermo García

@Billyguillermo

Esta semana se reveló que más de 15 mil números de teléfono fueron víctimas de espionaje ilegal en México a través del Pegasus Project”. Esta intervención de celulares privados se hizo a través de un sistema israelí llamado Pegasus, y aunque abarcó aproximadamente 50 mil teléfonos en 10 países, México fue, por mucho, el mejor cliente. En un inicio el sistema operaba como un mensaje con una liga en el cuerpo del mismo, lo cual a primera vista parecía inofensivo, sin embargo al presionar la liga automáticamente se instalaba Pegasus en el celular. Después, parecen haber mejorado el sistema ya que este comenzó a trabajar mediante ataques zero-clic lo que lo hace prácticamente imposible de evitar. Con el software Pegasus pueden saber qué estás diciendo en este momento a través del micrófono de tu celular, verte a través de la cámara, leer tus mensajes de Whatsapp, ver tus fotografías, y claro está, ver tu ubicación en tiempo real gracias al poder de georreferenciación de tu aparato móvil. 

Periodistas, ex presidentes, empresarios y sus familiares parecen haber sido el objetivo de estos ataques. Seguramente habrá más de uno decepcionado por no estar en la lista de los 15 mil, después de todo, es verdaderamente una lista de quién es quién en México. 

Todo parece indicar que el cliente y poseedor de toda esa información fue el grupo dirigente durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Porque, eso sí, hay que diferenciar, el gobierno de México no puede, bajo ningún esquema, intervenir un teléfono sin una autorización judicial, y mucho menos asignársele presupuesto a alguna actividad como esa, que seguramente costó bastante. Solamente imaginemos la cantidad de analistas que necesitas para supervisar la información que diariamente te arrojan 15 mil teléfonos celulares y catalogarla. De ser cierto, quienes realizaron esta masiva violación de derechos humanos deben enfrentar la justicia y seguramente también la opinión pública.

La verdad no sé qué parece más impresionante, que hayan acumulado tanta información o que aún con esa información no hayan podido localizar a los grandes delincuentes, deshacer los monopolios, adelantarse a las noticias o tan siquiera ¡ganar las elecciones! 

Uno pensaría que quien ha escuchado las conversaciones privadas, visto las fotografías íntimas  y conocido la ubicación exacta de las 15 mil personas más influyentes de México, sería la persona más poderosa del país. Sin embargo, al ver cómo dejó México en inseguridad, cómo perdió prácticamente todo lo que podía perder ante sus enemigos políticos, cómo su gabinete se enriqueció a sus espaldas, queda claro una cosa: al gobierno de Peña no le gustaba el espionaje, le gustaba el chisme.   

Be the first to comment on "EL CHISME"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*