El fracaso estadounidense

PaísElection day. Vote 2020 in USA, banner design. Usa debate of president voting 2020. Election voting poster. Political election campaign
País

#PlumasGurú

Rodrigo Hernández Gallegos

La historia moderna de México está íntimamente ligada a la de Estados Unidos, la mayoría de los mexicanos hemos crecido en un mundo donde nuestro vecino del norte dominaba el mundo en términos económicos políticos y sociales. Nos acostumbramos a ver y convivir con un país que considerábamos una aspiración, repudiábamos sus intervenciones, pero aclamábamos su prosperidad. 

Las elecciones de mañana son un síntoma de la ola de cambio que está sacudiendo al planeta, el país que muchos consideraban un ejemplo de institucionalidad y estabilidad ya no lo es más. Las naciones en declive relativo siempre tienden a tener grandes debates sobre su futuro y como mantener el statu quo. Reino Unido, por ejemplo, se negó a ser parte del proyecto europeo al terminar la segunda guerra mundial y decidió poner todas sus energías en lo que quedaba del Imperio Británico. 

Esto no quiere decir que EE. UU. se encuentra en la misa posición que la Gran Bretaña de postguerra, después de todo, sigue siendo el país más rico del mundo con el mayor gasto militar y es líder en las industrias más importantes de este siglo. Sin embargo, las instituciones de organización política y económica han sido victimas de su éxito. 

Pase lo que pase mañana, e independientemente de quien sea el vencedor el futuro de Estados Unidos se ve más incierto y difícil que nunca. 

país

Por una parte, la sociedad estadounidense está más polarizada que nunca y no solo en términos políticos sino también en términos culturales e identitarios. A su vez, el sistema político estadounidense parece que se ha estirado hasta su límite en todos sus componentes, el ejecutivo, el legislativo y el judicial.

A diferencia de la mayoría de los países democráticos, en EE. UU. el presidente no es elegido por el voto popular sino por una figura que se llama el Colegio Electoral, este sistema la de un número de electores a cada estado de la unión con base en su representación en la Cámara de Representantes y el Senado. Este sistema es un legado de un país que tenía 3 millones de habitantes en 1783, un sistema económico predominantemente rural y es el resultado de una negociación entre los estados del norte y los del sur. El Colegio Electoral fue diseñado como un mecanismo que protegiera a los estados y al sistema de la “tiranía de la mayoría y es por naturaleza antidemocrático. Actualmente el sistema le da más importancia a los votos de ciertos estados republicanos que a los de estados demócratas como California, es justo por esta razón que los dos últimos presidentes republicanos en ganar la presidencia no ganaron el voto popular. Esta situación es insustentable ya que genera una dinámica en la que la voz de la mayoría es suprimida. 

En términos legislativos, todos los estados son representados por dos senadores, sin importar su población lo que también le da una ventaja a los republicanos que representan estados con ciertas características socioeconómicos. Por otra parte, la Suprema Corte de Justica tiene una mayoría de conservadora que va no es representativa de la visión popular en temas como aborto, derechos al voto, control de armas entre otros puntos. 

En su conjunto todos estos componentes hablan de un país fracturado cuya estructura ha sobre pasado su tiempo de vida lo que lo hace débil e incapaz de planear a largo plazo lo cual es dañino para la alianza transatlántica y dada para nuestro país. 

El día de hoy China tiene la capacidad de hacer planes a 30 o 40 años, el hecho de que esto cada vez se más difícil en EEUU dice mucho de lo que puede suceder en las siguientes décadas. 

Visits: 343 Visits: 6

Be the first to comment on "El fracaso estadounidense"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*