El Gran Gurú

López
López

Lo que solo el Gran Gurú sabe:

La central avionera de la 4T

¡Fuego! Desde aquellas épocas ochenteras en que, en punto de la medianoche, comenzaba a sonar “Carmina Burana” en la discoteca Magic, desde entonces no se veía un show como el que hubo ayer en Santa Lucía para abrir pista. Por increíble que parezca, para un vuelo de sólo ¡11 minutos!, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo que un avión de la Fuerza Aérea Mexicana -un humilde y austero Boeing 737-800- lo llevara a “inaugurar” la pista preexistente de la central avionera de la 4T. Al costo del show presidencial, habría que sumar lo que tuvieron que pagar Volaris, Viva Aerobús y Aeromar por estar dando vueltas sobre Pachuca para poder darle gusto al mandatario de que también aterrizaran aviones comerciales aunque fueran vacíos. Pero, bueno, ya abrieron pista en Santa Lucía, ahora nomás falta esperar a que el aeropuerto “Felipe Ángeles”… ¡tenga aeropuerto!

Regreso sin gloria de AMLO.

En el retorno a sus mañaneras, el presidente López Obrador advirtió que no usará cubrebocas y nadie será conminado a utilizarlo. Jactancioso, dijo que tampoco se vacunará contra el virus que lo forzó a la reclusión.

—¿Usted va a usar cubrebocas? —se le preguntó.

—No. Ahora ya, además, de acuerdo con lo que plantean los médicos, ya no contagio.

—Pero en este mismo espacio el doctor López-Gatell ha reiterado que inclusive las personas vacunadas tendrían que usar el cubrebocas. ¿Aún así…?

—No, y respeto mucho al doctor Gatell. Es un muy buen médico y ha ayudado mucho para conducir este proceso —replicó.

Es tan falso que respete al subsecretario de Salud como preocupante su desdén a las recomendaciones que han estado haciendo las instituciones y los especialistas más reconocidos en México y el mundo, insistentes en la conveniencia del cubrebocas por ser virtualmente la mejor vacuna contra el covid-19 con que se cuenta, en tanto se dispone de las verdaderas.

López

En el visor

Bajo fuego amigo están los dirigentes de Morena, Mario Delgado; del PRI, Alejandro Moreno; y del PAN, Marko Cortés. Los tres enfrentan rebeliones internas que buscan destituirlos. A Delgado, el grupo de la presidenta de su Consejo Nacional, Bertha Luján, le tomó la sede del partido. A Alito, la corriente Democracia Interna, que encabeza Ulises Ruiz, le exige su renuncia por llenar la lista de candidatos a diputados por la vía plurinominal con los miembros de la cúpula priista. Y a Cortés, se alista a sucederlo un silencioso pero muy activo Gustavo Madero. Todo depende de los resultados de las elecciones del 6 de junio próximo. Sólo uno de ellos, sobrevivirá como dirigente.

Las Vacunas, como la Zanahoria del Burro.

La próxima semana es el punto de quiebre: o empiezan a llegar las dosis o la cuatroté persistirá en con su fabulesca política. En el gobierno del “mañana” se está convirtiendo la cuatroté en el tema de la vacunación, porque ni acaban de llegar las dosis esperadas, y en cambio cada semana las autoridades federales nos recetan nuevas promesas de que, ahora sí, las vacunas se tendrán “la próxima semana”. Con 8.8% de mortandad por COVID-19, México se ha colocado como el país con la mayor letalidad del mundo, y se desplomó al lugar 18 en el liderazgo de la aplicación de vacunas, pues apenas ha logrado inocular a 84 mil 218 médicos con las dos dosis necesarias, dejando a 640 mil 129 trabajadores de la salud y maestros con sólo una dosis. Porque desde el 20 de enero pasado México dejo de recibir vacunas, mientras Chile, por ejemplo, está aplicando 185 mil dosis al día, y Estados Unidos dos millones. En tanto, acá las vacunas sólo existen en el discurso. La más reciente promesa del gobierno del presidente Andrés López Obrador fue que Pfizer y la Comisión Europea confirmaron que a partir de “la próxima semana” se reinician los envíos. Dicen que serían 600 mil dosis semanales.

López

El Ministro Zaldívar estaba ayer en la Central Avionera de Sta. Lucía.

La presencia del ministro presidente de la Suprema Corte en Santa Lucía, con AMLO, provocó rumores, burlas y acusaciones de parcialidad. Y ora, qué andaba haciendo ayer el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, en el aeropuerto de Santa Lucía? Sí, ya sabemos que fue a acompañar al Presidente de la República a inaugurar unas obras en el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles, y que hasta fue de los invitados a subir al avión con Andrés Manuel López Obrador. Pues sí, pero…, los ministros presidentes de la Corte suelen acudir a las ceremonias oficiales de la Marina y el Ejército en las que participan los tres poderes, más no a eventos de este tipo (aunque fuese Día de la Fuerza Aérea). En estos casos, por prudencia, declinan la invitación. En los corrillos de la Corte se agrega otra tesis: Que al Presidente de la Corte le interesaría en este momento la cercanía con AMLO porque, dicen, quiere desmarcarse de Humberto Castillejos, el otrora poderoso consejero jurídico de Enrique Peña Nieto, a quién recientemente la Fiscalía buscó fincarle cargos. La cercanía entre ambos es muy conocida. Eran amigos, hasta de parrandas.

La Buena y La Mala

La buena noticia es que ¡ahí vienen las vacunas! La mala noticia es que el gobierno está haciendo un cuello de botella electoral para repartirlas. Mientras Marcelo Ebrard anda hablando hasta con el diablo para conseguirlas, acá la cosa es calmaaada. De la vacuna de Pfizer se reanudan los envíos la próxima semana, con la promesa de que sean 600 mil dosis semanales desde marzo. La de AstraZeneca llegará por tres vías: 2 millones que se compraron a la India; 1.6 millones que se traerían de Corea, vía Covax; y, por lo pronto, 12 millones que se produjeron en Argentina y se envasarán en México gracias a la iniciativa de Carlos Slim. También están los pedidos de la rusa Sputnik V y la china de CanSino. El gasto podría llegar hasta los 32 mil millones de pesos. Obviamente, en un país de 126 millones de personas la vacunación no se resuelve en un par de semanas -¡ni que fueran enchiladas!-, pero más se van a tardar si desde Palacio Nacional insisten en hacer las cosas al estilo 4T. Sería un error despreciar la cooperación de la iniciativa privada en la distribución de las vacunas, pues si algo saben hacer es llevar sus productos hasta los rincones más lejanos de la República.

López

Ley Monreal

Lo que ni los más radicales conservadores del Partido Republicano se atrevieron a hacer, lo está haciendo Ricardo Monreal con su propuesta de “Ley Trump” para regular las redes sociales. Y es que la iniciativa, en realidad, busca beneficiar a quienes infringen las reglas comunitarias de Facebook o Twitter… como lo hizo el ex presidente norteamericano. Al leer el documento, queda claro que al coordinador de Morena no le interesan la  vulneración de la privacidad, el uso comercial de datos personales y mucho menos la manipulación de la conversación digital. La “Ley Trump” de Monreal no sólo le permitiría al ex mandatario inventar un fraude electoral donde no lo hubo (¿les suena conocido?), sino que también abriría la puerta para que figuras como Paty Navidad sigan tuiteando que la pandemia es una conspiración internacional y que la vacuna viene con un chip 5G para controlar a la humanidad. Y no, no es broma, realmente eso escribió la actriz y por eso le cancelaron la cuenta. Hay quienes en serio creen eso, así como hay quienes creen que no necesitan usar cubrebocas por decreto presidencial.

Be the first to comment on "El Gran Gurú"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*