El Gran Reto de Andrés Manuel López Obrador.

No conozco personalmente al virtual Presidente Electo de Mexico, Andrés Manuel López Obrador, pero se sabe y tengo la impresión de que ha sido, a lo largo de su vida, una persona honesta, civilizada, trabajadora e inteligente.

AMLO PresidenteEsto me parece que es un buen augurio. Solo que no basta. Hay que entender que en la muy difcil situación por la que Mexico atraviesa se requiere para el puesto presidencial de algo mas que de un funcionario honesto y con buenas intenciones.

Porque el país demanda un Presidente que tenga el tino de saber elegir desde el primer día de su gobierno a los colaboradores idóneos, para no andar después cambiando funcionarios un día y el otro también, dando una triste prueba de su falta de capacidad selectiva; puesto que viene a ser una forma del mal uso del poder el despilfarro del tiempo y el ensayo de administradores públicos y en su repentina y arbitraria remoción.

Un Presidente que posea el temple moral necesario para resistir con todo el vigor de su espíritu a la tentación de caer en la corrupción, práctica funesta que tanto han deteriorado la imagen gubernamental en nuestro país y sobre todo han debilitado ha nuestras instituciones. Se requiere que sea lo suficientemente duro e implacable para combatir y castigar a los corruptos; porque, o se acaba con la corrupción o la corrupción acaba con México.

Un Presidente que dignifique y respete a la institución presidencial que tanto ha sido lesionada, lacerada y desollada.

Un Presidente que no anteponga los intereses polticos y económicos de su grupo, de sus seguidores o de su partido a los intereses reales y legítimos del pueblo de Mexico.

Un presidente con el carácter suficiente para crear un verdadero liderazgo que polarice las desalentadas voluntades de los mexicanos y les infunda un ímpetu renovador de superación y sentido solidario y sobre todo de esperanza.

Un Presidente con la inteligencia y la audacia necesarias para promover el cambio; ese cambio que por fuerza deber de abolir la anacrónica y nociva costumbre de considerar la administración pública como el patrimonio personal del mandatario, caudal a repartirse entre familiares, amigos y favoritos. No es ya admisible que cada sexenio sea una hornada de nuevos millonarios de origen político, y de nuevos desencantos y miserias para el pueblo.

Un Presidente cuyo criterio realista reconozca que es gravísima la situación social, política y de inseguridad en la que nos hallamos inmersos, pero sobre todo cargando con una monstruosa, ofensiva e indignante pobreza de millones de mexicanos, resultado de las pésimas administraciones, la corrupción y la aplicación de políticas erróneas.

Un Presidente lo bastante sabio y modesto como para desor al coro interesado y vil de los aduladores, y como para mantener un trato sencillo y abierto con el pueblo. Que acepte la critica, que escuche y atienda las denuncias, y permanentemente practique el análisis y la reflexión de sus actos.

Un Presidente que estimule la pluralidad política, como cimiento de una democracia auténtica en todos los niveles, que fomente y propicie el diálogo y el acercamiento con todas las fuerzas políticas, que conlleve a lograr los tan anhelados consensos y acuerdos.

Un Presidente, en fin, con el talento y el sentido comn suficientes para lograr imaginarse a s mismo, durante cada da de su sexenio, como si hubiese llegado ya el fin de su mandato y sujeto al juicio de la historia y al escrutinio público.

Andrés Manuel:

AMLO Presidente 2Los mexicanos estamos pendientes y con algunas expectativas de lo que va a suceder a partir del momento en que usted asuma el cargo para el cual fuel electo. Esperamos que, por encima de todas las declaraciones y promesas hechas a lo largo de su campaña electoral, desde el 1 de diciembre sean solamente sus actos de gobierno los que hablen en su nombre.

Yo, al igual que otros de mis compatriotas, abrigo la esperanza de que nos resulte usted un buen Presidente. Así lo esperamos porque es de verdad muy grande nuestra necesidad de creer, para no caer en la frustración ni encaminarnos hacia un estallido social de terribles consecuencias.

Un buen Presidente, señor. No un santo ni un mártir. Mucho menos un loco mesiánico. Tampoco un hablantín docto en excusas y des explicaciones.

Tarea difícil, mas no imposible. Si usted asume el gran desafo nacional y los retos que implica, tenga la certeza de que quienes formamos su pueblo no le fallaremos. Porque el pueblo sabe estar con quien sabe estar con el; y para darse en plenitud solo pide los justos alicientes.

Atienda nuestras voces, escuche nuestro clamor; comprenda incluso la razón de nuestros exabruptos, puesto que están hechos de insatisfacción y de pesadumbre.

Y recuerde la importancia de tener éxito. Porque esta pudiera ser la ultima oportunidad para el cambio civilizado y pacifico.

Visits: 39

About the Author

David Martinez Staines
Analista político, colaborador de Zona Publica en Efekto Tv noticias.

3 Comments on "El Gran Reto de Andrés Manuel López Obrador."

  1. Todos estamos concientes del Mexico actual, si queremos estar bien, tenemos que cambiar de lo contrario tendremos mas de lo mismo y peor, Amlo es el
    Parteaguas para que hagamos consciencia y actuemos diferente, el y el gabinete no podran solos, pero si ayuda mucho que hagan un buen trabajo

  2. jaime espinosa barrón | 22 julio, 2018 at 06:27 | Responder

    Bueno hojala y tenga vocacion democratica. Toda la vida con tal de posicionarse argumentó fraude. Ahora es el cantinero dejo de ser el borracho. Esperemos tenga vocacion de estado y bo re oposicion y pretextos toda la vida. Ahora que cumpla, no hay más.

  3. Jesus Benavides | 23 julio, 2018 at 20:53 | Responder

    Exisistir del Fuero para ciertos
    Politicos seria al termino de sus funciones, solo si lo aprueba el senado de acuerdo a la trayectoria de sus funciones.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*