EL GRITO: NACIMIENTO DE UNA NACION.

Hidalgo
Hidalgo

Sobre la marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

¡Viva la independencia! ¡Viva la América! ¡Muera el mal gobierno! -Miguel Hidalgo y Costilla.

Josefa Ortiz de Domínguez logra alertar que la conspiración de Querétaro a sido descubierta, Miguel Hidalgo y Costilla en soledad decide iniciar la revuelta por lo que la madrugada del 16 de septiembre de 1810, convocó al pueblo de Dolores Hidalgo, a través del repique de las campanas de su iglesia, a levantarse en armas en contra del dominio de los españoles; el parto a iniciado: México esta por nacer, el Virreinato de la Nueva España agoniza.

Hidalgo necesita una bandera válida y atractiva para el pueblo indígena y mestizo, en el cual recaerá el peso de la lucha. Por eso, se decidió en Atotonilco por la imagen de la Virgen de Guadalupe, desde entonces fuente de identidad nacional.  Ella: la protectora del indio Juan Diego, la madre de todo el mestizaje, con ella de su parte, ¿quién podría vencerlos? La imagen guadalupana, vinculada a la tierra, por tradición representa una especie de patria sin definición. La guadalupana en las manos de un sacerdote, convertiría la causa en santa, forjándose de este modo la pasión y veneración de un pueblo por la Virgencita Morena.

Los comandantes conducen al Ejército Insurgente en sus operaciones con una muy limitada disciplina y armamento, pues la mayoría carecía de estudios y conocimientos militares exceptuando al Capitán  Ignacio Allende, quien fue el cerebro militar de los inicios del movimiento insurgente y que va a aportar conocimientos para la organización de los contingentes.

La insurrección pudo terminar con el triunfo de los Insurgentes en noviembre de 1810: La mañana del 30 de octubre, ochenta mil insurgentes sin disciplina militar, la mayoría descalzos y escasamente armados, se enfrentan a las fuerzas realistas en el Monte de las Cruces, en la zona que actualmente se conoce como La Marquesa, en el Estado de México.

Hidalgo

La victoria fue total, los realistas huyen en desbandada y la Ciudad de México estaba indefensa. Sin embargo, Hidalgo se detuvo en Cuajimalpa y tras deliberar durante un par de días, optó por retroceder la mañana del 2 de noviembre y se dirige hacía Guadalajara donde será derrotado en la batalla de Puente de Calderón. En pocos meses Hidalgo y Allende traicionados serán asesinados por los realistas. La lucha continuará por once sangrientos años.

El general insurgente Ignacio López Rayón encabezó en 1812 la primera conmemoración del grito independentista en Huichapan, en el actual Estado de Hidalgo. La Junta Provisional Gubernativa se formó en 1821 después de la victoria del Ejército Trigarante de Agustín de Iturbide, Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero. La Junta publicó en bandos de febrero del año siguiente que se celebrara el 16 de septiembre como fiesta nacional, aunque fue cuestión de debate y no se había contemplado en las fechas patrias originales: el 24 de febrero (Plan de Iguala), el 2 de marzo (cuando el Plan fue jurado por el Ejército) y el 27 de septiembre (cuando las tropas al mando del General Agustín de Iturbide entraron a la capital), según cuenta el historiador y político conservador Lucas Alamán en Historia de México. En 1825, Guadalupe Victoria, primer Presidente de México, conmemora como tal la justa a nivel nacional.

Como escribía José Martí durante su paso en la Ciudad de México con una profunda admiración a México y pensando en recoger ideas para la independencia de Cuba, en una reunión memorable con su amigo Don Guillermo Prieto afirmó: “Las Fiestas Patrias son necesarias y útiles. Los pueblos tienen necesidad de amar algo grande, de festejar algo sensible, su conciencia y creencias fundamentales, que no son otras, que las del propio terruño”.

La tradición dicta que el gobernante en turno (ya sea el presidente, el gobernador o el alcalde, dependiendo del orden de gobierno del que se trate) salga a las once de la noche al balcón del palacio, enarbole la bandera nacional y honre a los héroes patrios, pero no existe un guion estricto al que los representantes públicos deban adherirse, por lo que cada uno le imprime un sello personal, Lázaro Cárdenas (1934-1940) lanzó vivas a la revolución social, Luis Echeverría (1970-1976) a los países del tercer mundo, o incluso a personajes de la Revolución Mexicana, como Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), quien lanzó vivas para Emiliano Zapata. 

En 2001, Vicente Fox (2000-2006), lanzó vivas a la paz a solo cuatro días de los atentados a las torres gemelas en Nueva York; también fue él quien por primera vez incluyó a Leona Vicario, una de las primeras periodistas mexicanas con una participación importante en la lucha por la independencia. En 2006, durante su última celebración como presidente, se trasladó a Dolores, Hidalgo y entre sus vítores incluyó a las instituciones, la democracia y a “la unidad de las y los mexicanos”.

Hidalgo

La verdad histórica, sin embargo, es que la independencia de México se consumó el 28 de septiembre de 1821. Ese día se firmó el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, la cual señalaba: “La Nación Mexicana, que por trescientos años ni ha tenido voluntad propia, ni libre uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido… Los heroicos esfuerzos de sus hijos han sido coronados, y está consumada la empresa, eternamente memorable que un genio, superior a toda admiración y elogio, amor y gloria de su Patria, inició en Iguala, prosiguió y llevó al cabo arrollando obstáculos casi insuperables… Restituida, pues, esta parte del Septentrión al ejercicio de cuantos derechos le concedió el Autor de la Naturaleza”.

Y aunque sea virtual todos los mexicanos gritaremos ¡Viva México!

Visits: 1566 Visits: 5

2 Comments on "EL GRITO: NACIMIENTO DE UNA NACION."

  1. Hoy y siempre, viva México!!

  2. Hoy y siempre, viva México!!

Leave a comment

Your email address will not be published.


*