El incendio en el Centro de Control del Metro de la Ciudad de México plantea serias dudas sobre el mantenimiento y la renovación de sus sistemas.

NFPA

#GurúMetropolitano

Jaime Gutiérrez Casas

Aquí en la Ciudad de México, donde se encuentra mi base profesional como director de desarrollo para Latinoamérica de la NFPA, existe un ruido significante acerca del incendio registrado en el edificio en el Centro de Control del Metro en la subestación denominada “Buen Tono”.

Una mujer policía lamentablemente falleció al caerse durante el incidente y la red del metro quedó severamente deshabilitada que típicamente, durante los tiempos sin la pandemia del COVID, presta servicio diario a alrededor de 4.6 millones de viajeros. El incidente ocurrido el sábado, 9 de enero, ha frustrado a los usuarios capitalinos y ha planteado interrogantes sobre el mantenimiento y renovación de los sistemas necesarios. Dado que se me ha encargado contribuir con la responsabilidad gubernamental, la infraestructura de protección contra incendios y seguridad humana, el cumplimiento del código y las estrategias de respuesta a emergencias (entre otras consideraciones de seguridad) en la Ciudad de México, yo también tengo muchas preguntas, incluyendo la obvia, “¿cómo sucedió este incendio?”.

Según las noticias en los diferentes medios, el incendio inició en la subestación en el centro de la Ciudad de México y tardó casi 12 horas en ser totalmente controlado. Seis líneas de servicio incluyendo tres de las más antiguas y concurridas líneas del sistema resultaron dañadas, las cuales aparentemente tardarán más de tres meses en ser reparadas. Además de la mujer policía que falleció, más de 30 personas, incluyendo trabajadores del Metro, policías en el lugar y bomberos fueron transferidos al hospital para ser tratados por inhalación de humo y otras complicaciones.

En declaraciones ante los medios, el antiguo director del Metro dijo que la subestación no había sido modernizada en los últimos 20 años. “Estas instalaciones deberían haberse reemplazado hace 20 años [o] por lo menos cambiadas gradualmente [pero] no fue el caso”, dijo Jorge Gaviño en una entrevista de televisión. “Son sistemas muy obsoletos, viejos, pero que definitivamente se les tiene que dar un mantenimiento adecuado para evitar cualquier tipo de riesgo a los usuarios”. El diario La Prensa cita a Gaviño diciendo que el Congreso de la Ciudad de México le pedirá a la gerencia del sistema del Metro que provea los registros de mantenimiento de la subestación para poder analizarlos y determinar porque se desató el incendio y como se puede evitar un incidente similar en un futuro.

La investigación de la NFPA muestra que entre 2014 y 2018, los departamentos de bomberos en Estados Unidos respondieron a un estimado de 1,100 incendios por año dentro de o en estaciones de metro. Desde 1983, la NFPA desarrolló la NFPA 130, Norma para Sistemas de Tránsito sobre Rieles Fijos y Sistemas de Transporte Ferroviario de Pasajeros, para ayudar a las distintas competencias a abordar algunos de los mismos requisitos de diseño, mantenimiento y seguridad que sospecho pueden llegar a ser identificados en la Ciudad de México. El Comité Técnico para Sistemas de Tránsito sobre Rieles Fijos fue creado en 1975 e inmediatamente comenzó a trabajar en el desarrollo de la NFPA 130 con una de las principales preocupaciones centradas en el potencial de atrapamiento y posibles daños a gran número de personas que habitualmente usan estas instalaciones de transporte masivo. Durante la elaboración de este documento, varios incendios de importancia tuvieron lugar en los sistemas de guías fijas. El comité estableció que la pérdida reducida de vidas se debió principalmente a eventos fortuitos más que a cualquier plan preconcebido o al funcionamiento en los sistemas de protección. Entonces, se enfocaron en desarrollar material para requisitos de protección contra incendios para incluir en la NFPA 130. En 1988, la norma fue expandida para incluir los Sistemas Automáticos de Transporte sobre Guías (AGT)—sistemas de tránsito sin conductor completamente automatizados que son automáticamente guiados a lo largo de un riel. En años posteriores, se contemplaron nuevos capítulos sobre sistemas de ventilación en emergencia, cálculos de egreso en cumplimiento con el NFPA 101, Código de Seguridad Humana, y, requisitos de protección que abordan iluminación de emergencia y torres de suministro de agua. Es decir, a medida que surgieron nuevos incidentes, problemas y mejores prácticas, también cambió la norma y por lo tanto, también, debería haberlo hecho el diseño y mantenimiento de las estaciones del Metro y del Centro de Control (PCC1) en la Ciudad de México, para garantizar la seguridad de los usuarios y la continuidad de las operaciones.

NFPA

A lo largo de los años, la NFPA ha sido un apoyo para la seguridad en organizaciones como la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (National Transportation Safety Board o NTSB) en Estados Unidos. En el 2015, personal de la NFPA ofreció perspectivas de seguridad a NTSB cuando una avería eléctrica llenó de humo la colmada estación del Metro en el centro de Washington, DC. Ese incidente produjo humo espeso y negro y dejó un gran numero de viajeros atrapados cuando su tren quedó parado en un túnel. Cuando todo concluyó, una mujer había fallecido y casi 70 personas fueron enviadas al hospital por intoxicación de humo. Según el Washington Post, las autoridades creen que un tren que justo había salido de la estación Plaza L’Enfant, se detuvo a unos 244 metros dentro del túnel porque había un “evento de arco eléctrico” que ocurrió a unos 335 metros en frente del tren. El incidente llenó el túnel de humo porque el arco involucró cables que energizan el tercer riel; los arcos a menudo están conectados con cortocircuitos y pueden generar humo. No pareciera que hubiera un incendio durante ese incidente, sin embargo, hubo dudas y preguntas sobre ventilación y mantenimiento luego del incidente, como las habrá y debería haberlas por parte de las autoridades en la Ciudad de México para futuros eventos, no sólo en el puesto de mando.

Me enteré por casualidad, que el tema de seguridad de trenes será tratado en una columna de “En Cumplimiento” del NFPA Journal, programado para el próximo mes, y mis colegas en la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios me explicaron que, aunque no tienen investigación sobre este tema, otros si la tienen, incluyendo:

Como dijo el exdirector del Metro Jorge Gaviño a los medios, “Tenemos que descubrir si … este lamentable accidente era previsible o no”. Estoy preparado y en la mejor voluntad para ayudar a las autoridades de la Ciudad de México si necesitan la perspectiva y colaboración de la NFPA para volver a poner en operación de forma segura el transporte público de la CDMX.

Jaime Gutiérrez es el director de desarrollo para Latinoamérica de la NFPA

Con la autorización de la Dirección de Desarrollo de la NFPA para Latinoamerica

Be the first to comment on "El incendio en el Centro de Control del Metro de la Ciudad de México plantea serias dudas sobre el mantenimiento y la renovación de sus sistemas."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*