Falta de empatía en un México fracturado

empatíac iStock/mustafabilgesatkin

Rodrigo Hernández Gallegos

La semana pasada fui testigo de una caravana de vehículos que exhibían cartulinas con mensajes como #AMLORenuncia, transmitiendo el enojo y frustración de algunos sectores de la sociedad, con el gobierno del presidente López Obrador. Si bien es vital para la democracia tener ciudadanos activos que le exijan al gobierno, estos mensajes, su relación con la oposición partidista y las soluciones que proponen, exhiben una faceta del problema colaborativo y de empatía que tiene el país.

México enfrenta tres grandes crisis, la primera emana del impacto del Covid 19, el manejo sanitario de la enfermedad y el virus que la causa, la segunda está ligada con el efecto económico que han causado las medidas para lidiar con la crisis sanitaria y la tercera es una crisis de estrategia, tanto del gobierno, como de la oposición y la ciudadanía, para salir de las dos anteriores y pintar una visión a futuro.

El Covid 19 está lejos de estar bajo control en México y el mundo. El comportamiento del Sars Cov 2 aún no es comprendido del todo por lo que todos los países hemos tenido una curva de aprendizaje. Sin embargo, los países más exitosos han sabido reaccionar ante nueva información y han adoptado mejores prácticas internacionales. 

La crisis sanitaria

En México parece ser que no hemos podido sistematizar los aprendizajes de experiencias internacionales y no hemos reaccionado rápidamente. En un contexto de reapertura, las cifras de contagios y muertos siguen al alza, ya sobrepasamos a Italia en número de muertes y somos uno de los países más afectados del mundo de acuerdo con cifras oficiales. 

Aunado a esto, existe un subregistro de los números de muertos en la Ciudad de México como lo han argumentado Laurianne Despeghel y Mario Moren que al enfocarse en actas de defunción sugieren cifras mucho mayores a las reportadas, un fenómeno que sin duda se puede extrapolar al resto del país. 

empatía
c NewYorkTimes 

La carencia de pruebas no permite la localización de focos rojos y tener una aproximación más certera sobre número de muertos y contagios. El mensaje del presidente constantemente choca con la dirección de la Secretaria de Salud y hay una carencia de insumos esenciales no solo para lidiar con el Covid 19, sino con otras enfermedades, por lo que el objetivo del gobierno de evitar que el sistema de salud se desborde solo ha sido parcialmente exitoso. 

La crisis económica 

En términos económicos la imposición de la cuarentena frenó tanto la oferta como la demanda. De acuerdo con el Banco Mundial, el PIB global podría contraerse en un 8 por ciento y otros pronósticos apuntan a que más de 100 millones de individuos podrían sufrir de hambre en el mundo. 

De nuevo, el caso de nuestro país es particularmente malo. En una catedra en la UNAM, Jonathan Heath, Sub Gobernador del Banco de México, argumenta, usando datos del IMSS y el INEGI, que se han perdido 12 millones de empleos. De acuerdo con pronósticos del FMI, el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y bancos de inversión hay una probabilidad muy real de que el PIB se contraiga en 10 puntos porcentuales este año, lo que de ser cierto incrementaría la crisis laboral y sumaria a millones de mexicanos a la pobreza extrema. 

Como argumenta Santiago Levy, quien en algún punto fue contactado por el gobierno de transición de AMLO para ser Secretario de Hacienda, en una editorial del Financial Times la ausencia de medidas contracíclicas ha agravado el problema. En este sentido, la decisión de no generar un plan fiscal y monetario para apoyar a las PyMES está teniendo consecuencias graves. Los prestamos a la palabra y otras medidas han sido insuficientes.

El argumento de que hay que mantener prudencia fiscal, no rescatar a grandes empresarios y no subyugarnos a intereses internacionales mediante endeudamiento, es irónicamente neoliberal y niega el papel del estado, no solo en la corrección de errores de mercado, sino de dirección estratégica en tiempos de crisis. 

A pesar de ello, el mensaje ha tenido una fuerte aceptación social debido a diversas razones. El comportamiento de muchos empresarios mexicanos, sobre todo los más grandes, ha sido impresentable, han reducido sueldos a discreción sin fundamentos legales y transparencia, han realizado grandes recortes sin sacrificar ganancias y han abusado de su posición de poder. Afortunadamente muchas PyMEs han sido solidarías y sensatas lo que hace aún más grave su abandono para parte del gobierno.

 A su vez, la historia problemática que ha tenido México con la deuda externa y la tradicional corrupción del gobierno e intereses económicos, han forjado una visión fiscalmente conservadora en la mente de muchos mexicanos. 

Crisis de Estrategia

empatía

Por último, como inteligencia colectiva tenemos una crisis de estrategia ante los grandes problemas estructurales del país como la inseguridad, la corrupción y la inequidad, así como los cambios en el ecosistema de naciones. 

El presidente ha sido claro en que: 

  • Sus grandes proyectos de infraestructura siguen, pese a su inviabilidad e irresponsabilidad social y medioambiental
  • Se seguirá con la fallida estrategia energética 
  • No se planea cambiar de estrategia en términos de certidumbre jurídica y política al inversionista nacional 

La estrategia de seguridad perdió los grandes elementos diferenciadores e innovadores de la campaña, como la legalización de la marihuana y la ley de amnistía original, mientras que hay balaceras en el corazón diplomático del país y la cifra de homicidios no deja de crecer. El TMEC parece ser la única pieza estratégica geopolítica ambiciosa pensada a largo plazo. En resumen, los resultados de este gobierno dejan mucho que desear.

Sin embargo, el presidente ha logrado darles voz a millones de mexicanos que jamás se habían sentido parte de la toma de decisiones, que nunca se había sentido representados y para los cuales el contrato social no solo les había fallado, sino que nunca existió. 

c Manifestantes contra AMLO recorren avenida Paseo de la Reforma. (Araceli López)

Este último punto nos regresa a las pancartas exigiendo la renuncia de un presidente que fue electo con la mayor victoria de la historia democrática del país. Estos mensajes nos muestran la inexistencia y completa de legitimación de la oposición partidista y nos enseña que no hay una sola realidad en el México. 

empatía
c Reporte Indigo

Estamos divididos en segmentos pro y anti-proyecto a los extremos y un segmento de la en medio. La facción anti-proyecto reciente la falta de crecimiento, la incertidumbre de inversión, la irresponsabilidad fiscal y la ausencia de resultados. En su expresión social hay una adjudicación directa al presidente que se ve en las pancartas antes mencionadas, posiciones no solo antidemocráticas, sino que carecen de un plan realizable generando anticuerpos en una parte importante de la población. 

c Saúl Arellano

El segmento pro-proyecto reciente muchos de los problemas como la falta de resultados, el deterioro económico y el desempleo, pero no se lo adjuntica directamente al presidente quien es el represéntate del dolor generado por las fallas sistémicas de país y las necesidades históricas sin resolver.  En su lectura, la visión social de las políticas del presidente son las apropiadas y argumentan que su implementación y éxito se han visto frenadas por ineptitud dentro del gobierno o un boicot de poderes facticos. 

El choque de estas dos realidades genera una falta de empatía de ambos lados donde todos salimos perdiendo. Un sector de la población descalifica usando adjetivos como flojos, sin educación, mientras que el otro usa adjetivos como, corruptos y fifís. 

empatía

Ambos son resultado de una horizontalización de la construcción de realidad, que es una consecuencia inevitable de la decentralización de la comunicación. Las instituciones que antes decían lo que era cierto o no, lo malo y lo bueno han perdido credibilidad, debido a que todos podemos diseminar y producir información a gran a escala y a que la certidumbre que transmitían era falsa.

En este sentido, se hace imperativa la creación de mecanismos horizontales para que ambas realidades co-creen una realidad colectiva que internalice empáticamente el inevitable conflicto entre los muchos Mexicos que coexisten en el país. 

Como ciudadanos, nos toca crear espacios de dialogo y empatía, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?, si no lo hacemos ahora, ¿cuándo­?

Visits: 908 Visits: 8

Be the first to comment on "Falta de empatía en un México fracturado"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*