FORO ECONÓMICO MUNDIAL: ¿COMO PARA QUÉ IR?

Presidente
Presidente
RELATIVISMO POLÍTICO
Rafael Lagos Inoriza

Esta semana se celebrará el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Un evento de gran relevancia mundial que reúne a los principales líderes del mundo. Imagínese reunir en un solo lugar a: Donald Trump, acompañado de su hija y su yerno; Gretha Thunberg, la activista de 17 años recientemente nombrada persona del año por la revista Time (será imperdible el posible encuentro entre ella y Trump); Sanna Marin, la nueva primer ministro de Finlandia de tan sólo 34 años; Christine Lagard, Presidente del Banco Central Europeo; Ursula Von Der Leyen, Presidente de la Comisión Europea; Kristalina Georgieva, directiva del Fondo Monetario Internacional; George Soros uno de los financieros globales más influyentes (se dice que ha sido artífice de crisis financieras entre ellas la nuestra), los directivos de empresas como Coca Cola, IBM o Goldman Sachs y Facebook, hasta Bono, líder de la banda irlandesa U2. Por México Graciela Márquez, Secretaria de Economía, porque el presidente de México no considera importante reunirse con todas estas personas para ver si puede enderezar el barco de la economía mexicana.

¿Para qué se reúnen? Para “mejorar el estado del mundo”, al menos esa es la intención. lo cierto es que cada líder aprovecha para sostener reuniones personales con quienes pueden ayudarlos en sus causas, hacer negocios, llevar inversiones a sus países, para enviar mensajes a todo el mundo sobre sus posturas sobre temas relevantes de la agenda global. Es un lugar y un momento en el que hay que estar si eres un líder, si encabezas un proyecto importante como el de un país con 120 millones de mexicanos, pero no, nuestro presidente no va a ir.

Me pregunto por qué no es importante para el presidente de México ir a hablar con líderes mundiales sobre políticas de migración. El mandatario que a principios de su gobierno otorgó visas de trabajo a centroamericanos, permisos de estancia por un año en México a cambio de registrarse solamente en la frontera, el que decía que “donde come uno, comen dos” y que “nada de maltrato con migrantes centroamericanos, no queremos que ellos sufran lo que padecen nuestros compatriotas…”. Yo creo que después de haber dado su visto bueno para que ayer la Guardia Nacional los recibiera con gases lacrimógenos en el río Suchiate no se hubiera sido muy bien visto en Davos.

O ¿por qué no fue a vender el avión presidencial? Allí estarán todos los que podrían comprarlo. Por cierto, ¿sabrá que los líderes de Davos no se tragan eso de que el presidente proponga rifar del avión presidencial mientras sus diputados intentan pasar una reforma judicial que pretende criminalizar otra vez a la sociedad que se gana la vida diario con trabajo honesto? O será que le dio pena llegar ahí y tener que explicar la política de “abrazos, no balazos”, amnistía y liberación del hijo del Chapo Guzmán. No me lo imagino presumiendo los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que confirman que el año 2019 fue el más violento de la historia de México con 35 mil 588 víctimas, 2.7% más que último año del sexenio anterior. O explicando la reforma que se propuso en el Congreso que pretende que todos seamos sujetos de arraigo por el mero hecho de ser sospechosos de cometer un delito.

Podría haber aprovechado el presidente su visita a Davos para hablar con la primer ministro de Finlandia sobre el sistema de salud de su país. Sin embargo, no creo que lo haya estimado prudente. Se imagina que le preguntara ¿cómo es posible que en medio de una crisis de implementación del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar, su hijo decidió que el nieto naciera en un hospital privado de Estados Unidos? No fuera a ser que le preguntara ¿cuántos de los 30 millones de personas que votaron por él pueden ir a Houston a atenderse a un hospital?. Vamos, ¿cuántos tienen VISA?. Tal vez se puso a pensar que todos se preguntarían si acaso la familia del presidente ve tan mal el futuro del país que ya de plano no quisieron que el nuevo miembro de la familia naciera en la nación que gobierna el abuelo.

En fin, creo que estoy de acuerdo con la decisión presidencial de no ir a Davos, ¿como para qué?


Visits: 3631 Visits: 3

Be the first to comment on "FORO ECONÓMICO MUNDIAL: ¿COMO PARA QUÉ IR?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*