LA CRISIS ECONOMICA DE LA PANDEMIA: DIFERENTE A LAS ANTERIORES

Crisis
crisis

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla
“Pero todo apunta a que en esta ocasión las consecuencias en el corto plazo van a ser mucho más importantes. La recesión por la Gran Pandemia va a ensombrecer la Gran Recesión de la crisis financiera y va a ser más parecida a la Gran Depresión de los años 30 del siglo XX”.- Rafael Doménech.

La crisis económica mexicana de 1976 va ser el resultado de políticas económicas erróneas, fue una explosión de distintos factores que iniciaron en 1971, año en el cual se contrae la economía nacional registrándose un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4.2%, siendo éste el peor dato registrado desde 1959. El impacto del colapso de la economía mundial de 1973 por la crisis del petróleo va a significar para nuestro país el que prácticamente fueran suspendidas las compras de mercancías mexicanas en el mercado norteamericano, desde entonces nuestro principal socio comercial, traduciéndose esto a la vez en que la actividad industrial  cayera severamente, un 6.7%, además de quiebras y despidos masivos.

El déficit público (fenómeno que se tiene como resultado cuando un país gasta más de lo que obtiene como ingresos) y el endeudamiento excesivo, fomentó que se fugaran cuantiosas cantidades de dinero al mismo tiempo que caía la inversión foránea. Ante esta problemática el gobierno, con Luis Echeverría al frente, opta por tratar de financiar el déficit de divisas por medio de incrementar la deuda externa y las reservas internacionales, sin embargo estas medidas son insuficientes y las reservas terminan por agotarse no dejando otro camino mas que el de devaluar el peso el 1 de septiembre de 1976 de 12.50 a 24.75 unidades por dólar. Con esta medida quedaba hecha añicos la política de estabilización cambiara, el desarrollo estabilizador, que se extendió a lo largo de 22 años.

Para financiar la crisis, ya como presidente López Portillo (1976-1982), el régimen opto por explotar los ricos yacimientos de petróleo descubiertos a finales del sexenio anterior, la cual gozaba de un precio en el mercado mundial que aseguraba jugosas utilidades. Para aprovechar mejor las oportunidades se decidió desarrollar significativamente la infraestructura de PEMEX, obteniendo los recursos incrementando la deuda externa. De esta manera, la economía mexicana fue petrolizada, al depender de este medio el 80% de los ingresos del Estado.

Efectivamente la estrategia adoptada ayudó a la economía a salir de la crisis del 76, sin embargo el modelo encerraba contradicciones que lo único que estaban haciendo era preparar el camino para una nueva crisis de mayor trascendencia. Para su éxito las medidas adoptadas por el gobierno dependían de que los magníficos precios internacionales del petróleo se mantuvieran, pero ésta no podía ser una situación indefinida.

Crisis

En los últimos dos años del sexenio el precio del barril de petróleo se derrumban en caída libre, este colapso de la economía mexicana, que provocó entre otras cosas una devaluación del 400% al pasar el dólar de 22 a 70 pesos y el inicio de la inflación galopante.

La siguiente crisis no esperó al último año del gobierno del presidente Miguel de la Madrid, e inició en octubre de 1987 con la caída de la Bolsa Mexicana de Valores, el bajo precio internacional del petróleo y la consecuente devaluación del peso; enseguida aparecieron los pactos de solidaridad para el crecimiento económico. No fueron suficientes los recursos financieros de la venta de las empresas públicas paraestatales, para sostener las finanzas del gobierno.

El error de diciembre es la expresión acuñada por el ya entonces ex presidente Salinas para calificar la medida adoptada el 19 de diciembre de 1994 por el nuevo gobierno bajo la conducción de Zedillo, consistente en devaluar el peso en un 15%. Dicha determinación desencadenó toda una serie de graves contradicciones acumuladas en los últimos años que derivarían en el colapso económico.

Aunque con la puesta en marcha del TLC en 1994 se estimaba un fuerte incremento en las exportaciones, desde principios del sexenio se incrementaba el déficit de la cuenta corriente (diferencia entre exportaciones e importaciones) el cual fue, en proporción al PIB, del 1.6 que tenía en 1988 al 4.7 en 1993.

crisis

Adicionalmente en el último año del gobierno Salinista, la revuelta zapatista en Chiapas, y los asesinatos políticos de Luis Donaldo Colosio y Francisco Ruiz Massieu aceleraron la fuga de capitales, se tenían que liquidar créditos internacionales de manera inmediata, era una situación insostenible ante la cual Zedillo reaccionó devaluando el peso, pero la medida ya era incapaz de frenar la tendencia y finalmente, la economía saltó en mil pedazos. El dólar, que a finales de noviembre tenía un valor de 3.46 pesos, inmediatamente saltó a un precio de 5.15 pesos, mismo que se fijó en los 7.50 pesos en marzo de 1995. Por su parte el PIB desploma lográndose resultados de -17% y -21% durante el primero y segundo trimestres del 95 respectivamente.

La crisis de 2008 se originó en Estados Unidos, la burbuja hipotecaria estalló, derivada de créditos hipotecarios sin enganche a ciudadanos sin solvencia económica que al no poder liquidar sus adeudos de manera generalizada, los precios de los activos se desplomaron, la cartera vencida del Sector Financiero explotó, y algunos se declararon en quiebra generando una desconfianza total en el sistema, en términos desconocidos hasta entonces en los círculos políticos y financieros de México, los responsables de la dinámica económica del país trataron, primeramente, de ignorar el conflicto que se avecinaba. En su opinión, el problema afectaría la marcha de la economía norteamericana, pero la de México se encontraba “blindada”. Un poco después, se aceptó que la crisis causaría una molestia a nuestro país, similar a la de un “simple catarrito”. Más tarde, el secretario de Economía puntualizó que era muy pronto para adoptar medidas tendientes a proteger las actividades productivas. A continuación, en una de sus recientes entrevistas, el secretario de Hacienda y Crédito Público corregiría su apreciación inicial del catarrito y afirmó que la crisis se había transformado en un “tsunami, capaz de arrasar con todo”. La crisis dejó claro que la economía de México y Estados Unidos están íntimamente relacionadas, tomando como referencia el comportamiento del PIB, éste tuvo a partir del cuarto trimestre de 2008 y hasta el cuarto trimestre de 2009 una caída de -0.8, -7.2, -9.6, -5.5 y -2.0% respectivamente. El dólar se devaluó, creció el desempleo deteniéndose esta tendencia a principios de 2010, y lo más importante se logro controlar la inflación, indicándose una lenta pero continua recuperación económica.

crisis

Los economistas estiman que, debido al brusco cierre de la actividad a nivel global en los últimos meses, la recesión de 2020 puede ser más profunda que la de la crisis de 2008, que su verdadero impacto se sentirá en el último trimestre del año y primero del 2021, donde los grupos vulnerables serán los más afectados aumentando significativamente la pobreza, siendo el principal reto frenar el desempleo para incentivar el consumo y dar seguridad a la ciudadanía, pero su pronta recuperación dependerá de las medidas económicas que tome cada nación para reactivar su economía, pues la cadena productiva esta intacta.

Visits: 1151 Visits: 1

Be the first to comment on "LA CRISIS ECONOMICA DE LA PANDEMIA: DIFERENTE A LAS ANTERIORES"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*