“La Guasa de la Rifa del Avión Presidencial”

#LaPausa
Por Jaime Gutiérrez Casas

El pasado viernes 17 de enero durante su tradicional conferencia mañanera, el presidente López Obrador señaló que una de las opciones que se tenían ante el fracaso de la venta del avión presidencial era promover una rifa organizada por la Lotería Nacional, en donde proponía vender 6 millones de billetes de 500 pesos para obtener 3 000 millones, equivalente a 158 mil millones de dólares. 

Sorprende y preocupa la ocurrencia, la ignorancia y la ligereza con la que se están tratando los asuntos públicos. Pareciera además que el presidente quisiera con cuestiones como “la rifa” desviar la atención de los grandes y graves problemas nacionales, que estaría utilizando en pocas palabras una “cortina de humo”.

La estrategia podrá servirle de manera temporal para tapar el agujero, pero al hacerse éste cada vez más grande, no podrá hacerlo de forma recurrente, bien dicen que se “puede engañar a todo el mundo algún tiempo, engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.”

Rifa

La rifa del aparato pareciera una buena broma donde la gente se divierte con los dichos y ocurrencias, pero la realidad es que no lo es. Durante su campaña por la presidencia de la República López Obrador supo utilizar a su favor el tema, en un país donde 7 de cada 10 mexicanos nunca se han subido a un avión. Encontró que éste era un símbolo de lujo, de dispendió y de corrupción. Su frase de “ese avión no lo tiene ni Obama”, en referencia a que ni el presidente de Estados Unidos tenía uno igual, se popularizó a grado que la gente lo empezó a utilizar en sus conversaciones diarias. 

El 2 de diciembre de 2018, el presidente anunciaba que el avión presidencial sería llevado a las instalaciones de la empresa Boeing en San Bernardino, California para su venta.

El pasado 24 de diciembre de 2019, a más de un año de haberse puesto a la venta y de no haberse concretado el presidente dijo no resultaba fácil deshacerse de éste, ya que es “muy grande y costoso”.

Se calcula que el gobierno mexicano ha pagado en promedio por tenerlo estacionado, un millón 328,000 pesos mensuales y a un año ronda ya los 16 millones de pesos, lo que no se entiende en un gobierno que ha usado la austeridad como una bandera.

Varias son las mentiras o falacias en las que el gobierno ha caído en el tema del avión presidencial. Por ejemplo la aeronave se adquirió mediante un contrato de arrendamiento financiero por 15 años, por lo que el gobierno no puede vender algo que no posee.

En septiembre de 2019 el presidente López Obrador se comprometió que con el dinero por la venta del avión presidencial se financiarían programas sociales, el plan de migración y agua para el municipio de Zacualtipán, Hidalgo. Lo anterior es completamente falso ya que la aeronave costó 218 millones de dólares. Al cierre de 2019, se había gastado ya en el pago de deuda más intereses 1833 millones de pesos y aún existe un remanente de pago al año 2027, de 2 mil 724 millones de pesos, de acuerdo con el avalúo que tiene el gobierno recibiría 130 millones de dólares en caso de que se vendiera a ese precio, por lo que no habría dinero de esa operación para lo que prometió.

El tema de la rifa, el presidente propuso que fuera la Lotería Nacional la que organizará el sorteo, la Lotería Nacional ya desapareció a propuesta del propio gobierno que hace meses mando la iniciativa de ley, la cuál fue votada en octubre en la Cámara de diputados y en enero en el Senado donde la propuesta pasó por unanimidad y fue publicada su abrogación en el Diario Oficial, ahora será Pronósticos para la Asistencia Pública la que maneje los sorteos. 

Suponiendo sin conceder que se le hubiera dado a la Lotería, su reglamento es muy claro, en el artículo segundo se señala que “la celebración de sorteos con premios será en efectivo”, por lo que para hacer un sorteo en especie se hubiera requerido de un cambio en la legislación.

En su larga historia de vida de más de 249 años, la Lotería Nacional nunca llegó ni de cerca a vender 6 millones de boletos, en promedio se imprimen entre 60 mil y 120 mil series. Si alguien se sacará el premio no nada más tendrá que ver sus gastos de almacenamiento y de operación, tendría que pagar impuestos, depende cada estado pero por lo menos tendría que pagar aproximadamente, pero por lo menos se tendría que cubrir 30 millones de pesos del premio. 

Si alguien llegará a comprar un “cachito” de lotería y no la serie que, ¿le darían su llanta? ¿Qué pasaría con los que sacarán reintegro? Es claro entonces que el premio no puede dividirse, por lo que cada persona debería pagar 10, 000 pesos por boleto. Todo lo anterior sin contar los costos de administración y de operación del propio sorteo. 

Así que como guasa suena bien pero el país requiere que dejemos las bromas de lado para atender con seriedad los problemas de salud, de seguridad y económicos que demanda el país.

 42 total views

Be the first to comment on "“La Guasa de la Rifa del Avión Presidencial”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*