Los “Hasta luego” en la época del COVID 19

México
México

Sobre la marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

No hay tragedia sin catarsis. Cuando todo esto acabe, llenaremos las plazas y correremos campo a través hasta que nos duelan las piernas. Les explicaremos a nuestros hijos que este paréntesis de irrealidad también trajo cosas buenas, porque los adultos estamos para eso, para buscarlas.”- Ana Fuentes.

Dice el refrán que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, el virus del Covid 19 a llegado a México, así como un ejercito invasor que viene de lejos y el rumor advertía se esta acercando, esta entre nosotros y la batalla inicia.

En medio de discursos confusos y contradictorios del gobierno federal, de teorías conspirativas, fake news, comunicados especializados y estadísticas que nadie entiende, cada uno se prepara como mejor puede.

Las imágenes vistas en Madrid, Roma, Milán, Paris, Nueva York,  pronto se verán en las ciudades Mexicanas. Como la esperanza es la vida defendiéndose, el subconsciente da crédito a tesis no comprobadas, que si abajo del paralelo 22 (que atraviesa San Luis Potosí) el bicho no se reproduce con tanta facilidad, al parecer prefiere otros climas y geografías, que la raza de bronce, por su propio estilo de vida, es mas resistente a las enfermedades, ¿si no porque el mexicano no enferma con el agua y come jícamas, chicharrón, zanahoria rayada, taquitos de todo tipo y cualquier procedencia en la calle sin enfermarse?  Los remedios caseros de las abuelas han tomado proporciones milagrosas y se anticipa en breve una cura contra la pandemia.

Gran parte de la ciudadanía se anticipó al gobierno y de facto se autoproclamo  en fase 2 de contingencia hace ya una semana, las calles están semidesiertas, en los centros de abasto se escucha solo susurros, todos guardan sana distancia, hay un ambiente de misterio en la Ciudad, un sentimiento de que algo malo va a pasar, esta por estallar una guerra bacteriológica. El gel antibacterial se ha vuelto indispensable sin que la PROFECO intervenga su aumento indiscriminado en  precio que lo hace prohibitivo y las personas se tocan lo menos posible.

Los que pudieron guardarse lo hicieron, ¿pero hasta cuando tendrán que estar en aislamiento? Forzosamente en algún momento tendrán que salir, los que por su situación no pudieron, prosiguen su vida diaria cuidándose lo mejor posible, como no queda otra posibilidad para sobrevivir más que seguir trabajando mientras las circunstancias por si adversas lo permitan, la motivación personal adquiere resonancia “cuidándome bien no me va a dar nada.”, despertándonos durante la noche el subconsciente con la búsqueda constante de síntomas de la enfermedad.

En lo personal salgo lo menos posible, pero por el destino o casualidad, me tocara participar directamente en la lucha que se avecina, trabajo en una fabrica clasificada PYME que produce desinfectantes y sanitizante de alto espectro, muchos de los que trabajan conmigo estarán en la trinchera de los Hospitales, directamente en el frente de batalla, estamos en la víspera del trueno, habrá momentos tendré que estar, me reconforta saber que nunca he sido enfermizo y que enfrentare mi responsabilidad con orgullo y entereza, no soy hombre de miedos, pasará lo que tenga que pasar. Nos hemos preparado en equipo, capacitación y materiales lo mejor posible para lo que viene, de manera acelerada hemos aumentado nuestra capacidad de producción, el personal trabaja a marchas forzadas. Se han estrechado los lazos con los Médicos y enfermeras de los hospitales con los que colaboramos, los vemos con admiración y respeto. Intuyo sin embargo, veremos cosas terribles.

México

Dentro de la contingencia, el grupo más vulnerable son nuestros adultos mayores, los que vienen de esa generación de guerreros que construyo México, uno de los mayores tesoros de la cultura latina es ese vínculo familiar que se logra con los padres, abuelos y los más afortunados bisabuelos. Hay que cuidarlos como el tesoro que son. Pospuse lo más posible ese aislamiento físico, incluso en mis últimas visitas a mis padres mayores de 80 años, aún cuando me desinfectaba antes de entrar, me ganaba el remordimiento, surgía hasta cierto enfado por las circunstancias, por estar ahí, hasta que el Lunes hablando de todo y de nada en sana distancia, sin despedida oficial porque el silencio también a veces grita nos dijimos con una sonrisa melancólica hasta luego.

México

El aislamiento será físico, jamás emocional, nos hablamos diario varias veces, un par de días a la semana, como si de trueque se tratara, llevo algo del supermercado y encuentro en la puerta mis platillos desde la infancia predilectos. Los otros miembros de la familia hacen lo mismo, incluso los bisnietos ya fueron a visitarlos desde el estacionamiento que por la arquitectura de la casa, da directamente a la ventana de su cuarto, convirtiéndose en una verdadera aventura para los pequeños.

En muchos hogares debe de estar sucediendo lo mismo, hasta luego sin abrazos, sin vernos atravesaremos juntos la tormenta pues el espíritu es más que cualquier presencia física, aislarnos ahora para vernos después, al hacerlo y al cerrar la puerta, muchas imágenes y sonidos aparecieron en mi mente y se quedan ahí para siempre.

Estos tiempos nos marcaran por el resto de nuestras vidas, lo que hoy hagamos nos definirá mañana, actuemos todos con responsabilidad, solidaridad y empatía. Que cada quien haga su máximo esfuerzo. O sobrevivimos juntos o nos hundimos por separado. Venceremos. Enfrentamos el reto de retos.

Ya casi.

Visits: 1418 Visits: 6

1 Comment on "Los “Hasta luego” en la época del COVID 19"

  1. Con esta nueva pandemia de coronavirus en su versión Covid-19 volvemos a tener a flor de piel lo mejor, lo peor y lo predecible de nuestra sociedad. Gente que inventa situaciones inexistentes para esmerilar al gobierno en una situación sensible, otros que inventan situaciones incomprobables para maximizar el rol del mesías. Pero al final todas las familias sufrirán el aislamiento, la escasez y la enfermedad.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*