LOS MILAGROS EXISTEN

Leo
Leo

El Callejón de las Letras Rotas

Laura Sánchez Flores

Era primero de enero. Hubiera querido quedarse hasta tarde en cama pero la costumbre de madrugar la tenía de pie en ese día tan especial, aunado a que en esos días dormía muy poco. ¿Especial? Diciembre fue un mes verdaderamente duro y triste, sin nada que festejar. En su vida había vivido días tan difíciles.

Bajó las escaleras y observó el árbol y el resto de las decoraciones navideñas. Las lucecillas prácticamente no fueron encendidas esa temporada y los regalos bajo el árbol estaban aún intactos, sin abrir. Cada año adornaba su casa con entusiasmo porque esa era su época favorita, pero nunca imaginó que, en esta ocasión, la temporada tomaría un tono bastante difícil. 

Mariana decidió que la decoración salía sobrando por lo que estaba viviendo  y en silencio comenzó a quitar las luces y demás adornos, guardándolos cuidadosamente en sus cajas. Al llegar el turno del árbol, sus ojos se posaron en el regalo que tenía escrito su nombre, con la letra de Leo, su marido, y no puedo evitar que las lágrimas corrieran por sus mejillas. Hacía unas semanas, Leo había sido internado de urgencia y ya no pudo salir. En pocas palabras, los médicos le dieron el diagnóstico, le mencionaron que Leo debía sería intubado, le dieron  el protocolo a seguir y enfatizaron que no podría ver a su marido hasta que éste mejorara.

A partir de ese momento, los días pasaron despacio. La condición de Leo no mejoraba y por ello Mariana vivía muy preocupada. Su soledad parecía crecer por el repentino alejamiento de las personas cercanas a ellos debido a la cuarentena voluntaria y la algarabía de la temporada tampoco ayudaba, porque contrastaba profundamente con la difícil situación por la que estaba pasando. 

El llanto prolongado logró hacerla conciliar el sueño y despertó cerca del mediodía. Escuchó numerosas alertas de mensajes que llegaban,  seguramente eran de  personas que la querían, pero no tenía ánimos para leerlos y mucho menos responderlos; sabía que esos mensajes llenos de buenos deseos serían abrumadores. Sin embargo, se dio ánimos y entre todos, buscó algún  mensaje que pudiera considerar importante, y encontró uno de su madre. En el mensaje, su madre le mencionaba que la noche anterior se había reunido la familia no para festejar sino con el único propósito de hacer una oración por Leo y por ella, por todos los enfermos, los médicos y por las personas que debían luchar contra la soledad por la cuarentena. Mariana nunca había sido una persona muy creyente pero la enfermedad de Leo la había hecho buscar fortaleza en la oración.  Y leer el mensaje de su madre,  le dio esperanza. 

El mensaje había reconfortado increíblemente a Mariana. Sintió que no estaba sola y sintió con ese gesto, el cariño se su gente.  Respondió a su madre, agradeciendo el detalle de la familia, y decidió cambiar de actitud. Le escribió un mensaje a su amado Leo a pesar de que sabía que por su condición, no lo podría leer, Le describió todo el apoyo que habían recibido durante ese tiempo de parte de familiares y amigos, de lo mucho que lo amaba y de todo aquello que harían cuando el regresara,  porque sabía que el regresaría. Una vez enviado el mensaje, tomó una ducha y se arregló como si Leo pudiera verla. No bien había terminado de vestirse, revisó su celular y vio varias llamadas perdidas del hospital. 

Inmediatamente Mariana marcó al hospital y le dieron una excelente noticia: Leo había salido de la fase crítica y, si continuaba con la mejoría, en un par de días, podría regresar a casa. Al colgar,  volteó su rostro al cielo y comenzó a llorar, pero ahora por la alegría que sentía. Juntó sus manos en su pecho para orar y agradeció en silencio por la mejoría de su marido. Volvió a tomar su celular para hacer algunas llamadas para informar de la mejoría de Leo y para agradecer los mensajes llenos de oraciones y de buenos deseos. 

Al finalizar sus llamadas y mensajes, ella seguía agradeciendo por el milagro. Definitivamente, los milagros existen.

2 Comments on "LOS MILAGROS EXISTEN"

  1. Mientras tengamos fe las cosas se darán por si solas

  2. Tanny Ramirez | 3 enero, 2021 at 15:01 | Responder

    Hermoso!!!!
    Por Supuesto
    Los Milagros Existen!!!!

Leave a comment

Your email address will not be published.


*