Los Refugiados en medio de las desigualdades de la pandemia.

Refugiados
Refugiados

#CoyunDura

Paola Molina Noguera

La ACNUR define la figura de refugiados como “personas que huyen del conflicto y la persecución. Su condición y su protección están definidas por el derecho internacional, y no deben ser expulsadas o retornadas a situaciones en las que sus vidas y sus libertades corran riesgo”.

El pasado 20 de junio se conmemoró el Día Internacional del Refugiado, en medio de la peor crisis económica y sanitaria de los últimos tiempos derivada de la pandemia del COVID-19, que ha profundizado las desigualdades en el mundo afectando mayormente a los grupos vulnerables como son los refugiados.

Sus solicitudes de asilo y protección han disminuido hasta en un 80% en los países que son receptores de este grupo, puesto que la situación actual les impide desplazarse para avanzar con sus trámites legales y en otros casos, las oficinas no se encuentran operativas,  circunstancia que se espera cambie radicalmente en el momento que se supere el repunte de la pandemia.

La OEA particularmente en la región siente preocupación y busca la sensibilización, puesto que la condición de los refugiados venezolanos cada día se agudiza, sumando más de 5 millones de personas que han tenido la necesidad de huir de Venezuela por razones exclusivamente de supervivencia, ante lo que se ha reconocido como la crisis de refugiados más grande a nivel mundial después de la de Siria. Realidad con tendencia a seguir en aumento por las precarias condiciones de salud, servicios públicos y seguridad que se viven en el país suramericano y donde se estima que el próximo año alcanzaría los 7 millones de ciudadanos que dejarán este territorio.

Atendiendo justamente al caso de Venezuela, en la Declaración de Cartagena se amplía el concepto de refugiados a “personas que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos y la violación masiva de los derechos humanos”.

La ACNUR destaca que en 2018 el número de personas refugiadas en el mundo llegó a 25,9 millones, de las cuales 20,4 millones están bajo su mandato. La pandemia también tiene héroes detrás de esta situación, ya que el personal humanitario permanece haciendo frente a la crisis y atendiendo a los millones de refugiados que en estos momentos sufren los peores embates de esta crisis global. Muchos refugiados han perdido sus hogares por no tener la capacidad de afrontar pagos de rentas, otros se quedaron sin empleos, miles enfrentando los contagios sin la atención médico-hospitalaria necesaria.

En el caso de América Latina falta mucho por hacerse a favor de los refugiados, se demanda de los Estados mayores políticas para brindarles atención y protección, se vive en un clima de xenofobia y discriminación hacia la figura de un refugiado que acaba siendo un obstáculo para dar respuesta a sus necesidades, por lo que urgen medidas a favor de la igualdad y el respeto a los derechos humanos sin distinción de origen, sexo, religión o clase social.

Visits: 798 Visits: 3

Be the first to comment on "Los Refugiados en medio de las desigualdades de la pandemia."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*