Lozoya: crónica de una detención anunciada

Lozoya
#Asídeclaro
Por: David Martínez Staines

El día de ayer se dio a conocer la noticia de que Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Pemex, y Alonso Ancira Elizondo, presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), tienen giradas ordenes de aprehensión en su contra por la compra de una planta industrial de Grupo Fertinal, al haber pagado un sobrecosto cercano a los 620 millones de pesos (MDP) y, por ende, al haber hecho mal uso de los recursos públicos. La planta era propiedad de AHMSA y, presuntamente, contenía maquinaria, chatarra e inservible, según lo han dicho diversas fuentes.

El caso de Emilio Lozoya empezó a darse a conocer, aproximadamente, a finales de 2016, en el cual se le vinculaban en dos temas:

  1. En el caso de Odebrecht, al haber recibido supuestos sobornos de parte de directivos de dicha empresa para utilizar esos recursos en la campaña del entonces candidato Enrique Peña Nieto, en 2012, a cambio de recibir favores y contratos en caso de que este candidato ganara la presidencia.
  2. Por supuestos malos manejos y probables actos de corrupción durante su gestión al frente de Petróleos Mexicanos (Pemex).
No es casualidad, que a la salida del Dr. Raúl Cervantes de la Procuraduría General de la República en el año 2017, señaló que dejaba practicamente completo el expediente del caso Odebrecht México; asimismo, Santiago Nieto, actual titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, y en ese entonces titular de la FEPADE, también señaló que en el caso Odebrecht había indicios de la participación de Emilio Lozoya; tiempo después fue cesado de su cargo por el encargado del despacho de la PGR, Alberto Diaz Beltrán.
Lozoya

El presidente López Obrador, como candidato durante su campaña, señaló en un programa con Ciro Gómez Leyva que tenía información de un presunto acto de corrupción, en el que se le había comprado a una empresa de un amigo del expresidente Carlos Salinas a un sobreprecio por parte de Petróleos Mexicanos.

No tengo la menor duda de que el tema Emilio Lozoya no es un asunto netamente político, por los antecedentes ya aquí expuestos, pero lo que sí lleva a la sospecha es por qué se dio a conocer el día de ayer justo cuando faltan escasos días para las elecciones de gobernador en Baja California y Puebla, donde, por cierto, el candidato panista a la gubernatura ha ido creciendo en las encuestas; y además, el presidente López Obrador, en los últimos días- según los índices de aprobación-, ha visto disminuida su popularidad.

El caso Lozoya, la semana anterior, dio indicios por dónde venían las cosas, al haber sido éste inhabilitado por 10 años por parte de la Secretaria de la Función Pública para ejercer cualquier cargo público; aunado a lo anterior, hace un par de días la SHCP y el SAT le congelaron todas sus cuentas. Lo que resultará interesante observar en las próximas semanas es si por parte de López Obrador existe la voluntad para ir al fondo del caso Odebrecht y resulte responsable quien sea.

No hay que perder de vista que  en otros casos, la Quina, Díaz Serrano, Raúl Salinas, la maestra Gordillo, Javier Duarte, Roberto Borge -entre otros-, han sido juzgados y encarcelados en diferentes sexenios, y que no necesariamente han reflejado disminución en los niveles de corrupción e impunidad dentro del quehacer político nacional.

Lo importante en el caso Lozoya y Ancira será que la Fiscalía General de la República tenga los elementos y pruebas contundentes para sustentar y acreditar durante el proceso legal la culpabilidad de estos individuos, porque de no ser así, una vez más, en unos años veremos en libertad a dichas personas.

También veremos si siguen las cosas complicadas para el gobierno de AMLO y de la 4T, en diversos temas, no seguirán recurriendo a la salida fácil y vieja de ir por peces gordos para tener contenta a la población y distraerla de los verdaderos problemas que enfrenta el país y su gobierno. Siempre he creído que a los gobiernos les fascina dar pan y circo a la población, como decían los romanos, especialmente por parte de los gobiernos de carácter populista, como el PRI lo hizo durante muchos años en el país.

Vamos a ver qué acontece en las siguientes semanas y meses, y veremos hasta dónde esta dispuesto el presidente AMLO de ir en el caso Odebrecht; así como en diversos temas de corrupción e impunidad que se generaron en la administración del presidente EPN y en su caso, de Felipe Calderón y Vicente Fox, aunado a los supuestos acuerdos que se dieron entre EPN y AMLO durante el año pasado, en el proceso electoral; ahí sabremos si va en serio la lucha contra la corrupción o sólo se trató de un asunto más y con las intenciones señaladas. En lo personal, me inclino más por lo último.

Visits: 18

About the Author

David Martinez Staines
Analista político, colaborador de Zona Publica en Efekto Tv noticias.

Be the first to comment on "Lozoya: crónica de una detención anunciada"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*