OPEP, ¿triunfo o derrota para México?

OPEP
OPEP

#LaPausa

Jaime Gutiérrez Casas

La disputa en el mercado petrolero entre Rusia y Arabia Saudita de hace unas semanas provocó que los precios del crudo se desplomaran a nivel mundial. En el caso de México, el precio del barril llegó a caer 82.5% al pasar de 49 dólares con respecto a su cotización máxima alcanzada en el primer trimestre de 2020, a sólo 10.37 dólares, siendo el monto más bajo en los últimos 21 años, lo que además de complicar aún más el panorama financiero de PEMEX, dañaba terriblemente la economía mexicana.

Este fin de semana y después de una serie de arduas negociaciones, que no estuvieron exentas de sobresaltos, se decidió en un acuerdo histórico entre los países recortar la producción a 9.7 millones de barriles por día, 300 mil barriles por debajo del plan original que era de 10 millones y donde a México se le había pedido contribuir reduciendo 400 mil barriles su producción diaria, situación a lo que el presidente obstinadamente se opuso desde el principio, señalando que México lo más que podía aportar era una disminución de 100 mil barriles, argumento que se mantuvo hasta el final, aunque la OPEP permitió que Estados Unidos entrará al quite de México, absorbiendo los 300 mil barriles adicionales que le correspondían a nuestro país.

Por ahí se dice que: “Nada es verdad y nada es mentira, que todo depende del cristal con el que se mira”, y seguramente ese dicho va a aplicar esta semana ya que muy probablemente veremos una disputa en los medios de comunicación y en las redes sociales por ver si la decisión del gobierno en la mesa de negociación de la OPEP fue un triunfo o una derrota para el gobierno del presidente López Obrador. Mientras unos se pondrán los lentes de que fue un triunfo, otros por el contrario, lo harán de que fue una gran derrota, tratando de convencer cada grupo, a la sociedad mexicana del argumento respectivo.

Para unos, el hecho de que México se haya mantenido firme de no bajar más de 100 mil barriles de petróleo contra los 400 mil que la OPEP pedía y que pese a todo se mantuviera en esa posición, es un triunfo diplomático claro y contundente del gobierno del presidente López Obrador. Por cierto algunos de sus seguidores ya festejan como si hubiera sido un triunfo de México en un mundial de futbol. Así, por ejemplo, desde altas esferas del gobierno se busca viralizar el video, en donde algunos de los asistentes a la reunión de la OPEP, aplauden al término de la presentación de la Secretaría Rocío Nahle, haciéndolo ver como si fuera un reconocimiento a la posición de México, aunque al ver el video pareciera el aplauso en tono sarcástico, de mofa, incluso de burla.

Por otro lado, hay quienes pensamos que la posición de México fue un claro error, ya que aunque en teoría Pemex sólo recortara 100 mil barriles por día, los 300 mil restantes que Estados Unidos ofreció dejar de producir para apoyar a México, en algún momento lo cobrarán, como ya lo señaló el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Lo que constituye una vulneración a la soberanía energética del país. 

La reducción de los barriles de petróleo en estos momentos sonaba lógica ya que la economía mundial esta parada, tanto los viajes aéreos como los terrestres y varias industrias que dependen del petróleo para su operación se encuentran detenidos, por lo que la baja en la demanda del energético es considerable, la reducción para mantener el precio hacía sentido. México al insistir producir 1.6 millones de barriles diarios hace que la colocación luzca complicada por la propia falta de demanda. Además México no cuenta con una infraestructura suficiente para almacenar una cantidad considerable en el caso de una sobreproducción y que por las propias necesidades del momento se viera en la necesidad de almacenar.

Por otro lado, la negociación dejó al descubierto lo que el titular de Pemex había comprometido y que era que íbamos a producir 1.8 millones de barriles diarios para inicios del 2020, situación que la OPEP desmintió al señalar que la producción de México era de 1.7 millones, por lo que la meta prometida el año pasado por Octavio Oropeza no se había cumplido.  

Por último, además de la dependencia hacia los Estados Unidos, la medida muy probablemente tendrá un alto costo económico y político, que además puede contaminarse por la relación tan cercana del gobierno de López Obrador con el de Maduro en Venezuela.

¿Acierto o error?, ¿triunfo o derrota? Como mexicano quisiera ver lo positivo y esperar lo mejor para el país, sin embargo, las ocurrencias, la falta de planeación, los yerros constantes me hacen pensar que el viaje que compramos esta vez con Estados Unidos en la negociación con la OPEP no fue un viaje de gratis y que además nos saldrá como país mucho más caro de lo que el propio recorte de 400 mil barriles hubiera generado.

Visits: 1622 Visits: 3

Be the first to comment on "OPEP, ¿triunfo o derrota para México?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*