¿Qué tan fuerte está el peso mexicano?

Peso
Peso

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla

@rafaborbolla

“Defenderé al peso como un perro”.- José López Portillo. 

Después de la dramática caída de 18,7% del producto interno bruto (PIB) en el segundo trimestre del año pasado, la economía de México se ha recuperado hasta ver una alza del 0,8% en los primeros tres meses de 2021, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  La actividad económica ya comienza a mostrar señales de posible agotamiento, de acuerdo con la estimación más reciente del Inegi que registró una caída de 0,2% en abril. La Coneval advierte que este año más de 9 millones de mexicanos se sumarán a la pobreza extrema. 

Y la falta de apoyos no es la única política que interfiere con el crecimiento económico del país, coinciden especialistas. La cancelación de proyectos de infraestructura, renegociación de contratos firmado en la Administración anterior así como la insistencia del Gobierno por revertir leyes en el sector energético y constantes descalificaciones a los empresarios, no incentivan la inversión privada, que en la dinámica real generan el 80% de los empleos. 

A pesar de lo erráticas y estridentes de las decisiones de gobierno, hasta hoy no han tenido efectos adversos en los mercados. Sobre todo, y hay que reconocerlo, porque la 4T ha apostado por no comprometer seriamente la salud de las finanzas públicas.

El peso mexicano se mantuvo estable contra el dólar estadounidense en la primera mitad del año. El tipo de cambiocerró junio en 19.9470 unidades por billete verde contra un registro de 19.9500 unidades en diciembre, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la paridad fue inferior a un centavo, con una variación marginal de 0.02 por ciento. El debilitamiento del dólar, gracias a que la Reserva Federal Norteamericana (Fed) calmó los temores a la inflación, ha permitido la recuperación de la divisa mexicana.

La devaluación en la moneda de un país conduce a comprar más caros los productos del extranjero de los que depende y vender más barata su producción; provoca inflación, abarata la mano de obra, desalienta al mercado interno y fomenta el desempleo. Fortalece la economía del país poderoso y debilita la del país débil. Vende más por menos y compra menos por más.

Después de registrar un ciclo de apreciación en los últimos años, una serie de factores afectan negativamente a la posición de liderazgo global del dólar en detrimento de otras divisas que, por el momento, salen más fortalecidas de la pandemia. Las medidas adoptadas en los Estados Unidos (EU) fomentan el consumo, y por tanto la inflación, frente a los planes de estímulos de China o Europa, potencias económicas rivales, que están más encaminadas a respaldar la producción.

¿Pero qué factores inciden en que una moneda se devalue? Las fuentes más comunes de vulnerabilidad ante las crisis cambiarias son: a) desequilibrios macroeconómicos importantes manifiestos en los llamados déficit gemelos: fiscal y de cuenta corriente, que hayan dado paso, a su vez, a grandes pasivos en moneda extranjera; b) financiamiento de los déficit con deuda de corto plazo en lugar de inversión extranjera productiva, puesto que hace a los países muy vulnerables ante una salida repentina de capitales, tras lo cual una depreciación cambiaria deteriora aún más la posición deudora de gobiernos y empresas; c) dudas sobre la confianza en los gobiernos para aplicar los ajustes necesarios que restablezcan la credibilidad a largo plazo; d) presencia de tipos de cambio fijos o semifijos vinculados a déficit en cuenta corriente y una intensa dependencia del endeudamiento externo; e) una pobre o nula existencia de regulación bancaria con un respaldo gubernamental explícito o implícito, que fomente el sobreendeudamiento o inversiones de alto riesgo (riesgo moral); f) choques de carácter político que debiliten a los gobiernos y que puedan vulnerar la confianza de los inversionistas, y g) choques externos como cambios en los precios de mercancías (commodities), tasas de interés, así como cambio de preferencias en el destino de las inversiones nacionales y extranjeras.

El factor más importante para que el valor del peso mexicano se mantenga estable es que para reactivar su economía el vecino del norte, la principal potencia economica del mundo, esta emitiendo moneda como núnca antes; la cual se destinará basicamente a infraestructura y programas sociales, por lo que habiendo tanto dólar en el mercado su demanda es menor y la mayoría de las monedas como el Euro se aprecian, mientras que el peso mexicano se mantiene fluctuando dentro de los parámetros establecidos. En conclusión hay muchos dólares en el mundo y algunos llegaron a México. 

La Fed -cuya misión es controlar la política monetaria del país como lo hacen todos los bancos centrales- redujo drásticamente la tasa de interés hasta dejarla casi en 0%. Y como la tasa de interés equivale al costo del dinero de un país, mientras más baja, menos vale su divisa.

El peso se ha fortalecido por una serie de factores más bien ligados al contexto global, de manera especial a uno de ellos: el nivel actual de las tasas de interés en los mercados mundiales, sobre todo en las naciones industrializadas. Con tasas en cero por ciento, el premio de 4 por ciento que paga México es un “mundo de diferencia” y los capitales llegan al mercado mexicano, que tiene relativa certidumbre respecto a otros destinos, para aprovechar este beneficio de 400 puntos base. Si se tratara de ser sinceros y utilizar términos de antaño, la actual fortaleza del peso obedece más que a la estrategia económica, a la presencia constante en los mercados nacionales de los llamados capitales golondrinos, esos que de un día a otro desparecen. 

Subir tasas es el instrumento de política monetaria que tienen los Estados, ya sea para defender un tipo de cambio, ya sea para enfriar una economía, ya sea para detener una espiral inflacionaria. Hacerlo hoy en México era correcto; pero difícilmente se evitarán las consecuencias de esta decisión, sobre todo, si es que se vuelve tendencia. Y hasta en una de esas resulta que a López Obrador no le gustó tanto la idea y entonces empieza a discutir con el Banco de México a pesar de que, para finales de año, cuatro de los cinco miembros serán suyos. El problema radica que aún cuando entren más divisas al país, se tendrán que pagar más por ellas, que en el futuro inmediato significarán menos recursos disponibles para el Estado. Toda acción tiene su costo. 

La tasa de desempleo en EU se ubicó en 5.8% el mes pasado, por debajo de un nivel de 6.1% en abril, a un total de 9.3 millones de trabajadores que estaban desocupados. Según analistas, los datos de empleo, aunque son sólidos, no cambiarán la política monetaria acomodaticia de la Fed, lo que es una buena noticia para el peso en el corto plazo. 

Otro de los factores que ayuda a evitar la devaluación del peso; la más emotiva por su origen y de la cuál el gobierno actual en su discurso con alevosía se quiere apropiar, son las remesas sin precedentes de trabajadores mexicanos, legales e ilegales, en EU. Las que pueden aumentar por las ayudas del gobierno americano a las empresas privadas y a los trabajadores, incluyendo a los desempleados. Sin las remesas provenientes de EU el tipo de cambio andaría como en 26 pesos o más por dólar. 

La economía no conoce de discursos, nacionalismos, ni retóricas; es fría, no conoce sentimientos y se comporta conforme a la productividad, competencia, inflación, endeudamiento y gasto público de una Nación; todo está invisiblemente conectado, la historia confirma que ni desde Palacio Nacional aún con mayorías parlamentarias pueden controlarla. Que cada quien saque su conclusiones. Lo que es una realidad es que este último semestre será trascendental para el futuro de las familias mexicanas. 

 201 total views

2 Comments on "¿Qué tan fuerte está el peso mexicano?"

  1. Muy claro en la explicación, para todo mundo, objetivo y sin especulación. Muchas gracias.

  2. Rafael Huerta G | 3 julio, 2021 at 11:20 | Responder

    Si México esta ofreciendo 4% mientras casi el resro del mundo esta en 0%, ¿de donde va a salir la lana para pagar los intereses?

Leave a comment

Your email address will not be published.


*