Rebelión en Cuba

Cuba
Cuba

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla

@rafaborbolla

“El hombre ama la libertad, aunque no sepa su amor por ella. Su vida es impulsada por la misma y se aleja de donde la libertad no existe”.- José Martí. 

En Cuba, la pandemia fue solo el más reciente de los componentes de una prolongada disfunción económica de doble raíz: las fallidas políticas del Gobierno y su enfrentamiento abierto con Estados Unidos. Empezó con una reestructuración de la agricultura y se fue intensificando con la caída de la demanda de médicos cubanos en países aliados, el recorte de la ayuda venezolana y nuevas restricciones financieras y migratorias desde Washington. El resultado es la peor crisis que la isla ha visto en casi 30 años.

Sin derechos individuales, amedrentando al ciudadano de a pie en una sociedad policiaca que todo lo ve, lo oye y juzga, las dictaduras de izquierda se fundan en una emulsión de mucho miedo y mientras la situación no se salga de control, poca sangre, a cambio de derechos sociales en lugar de derechos humanos: sistema de salud garantizado, estudio y deporte gratuitos, aunque no siempre haya medicinas, canchas, tenis, pelotas. Salud y educación gratuitas a cambio del monopolio de ordenar a los ciudadanos qué hacer con la buena salud: desde trabajar obligatoriamente en campos de cultivo del Estado hasta combatir en las guerras de África. Educación gratuita para cursar la carrera establecida por los planes quinquenales del socialismo real, para hacer las lecturas literarias que ordene el gobierno y para que te prohíban el acceso a Internet y al Whatsapp. Salud y educación gratuitas, aunque el ser humano no siempre esté enfermo y estudiando, imposibilitado de facto a la imaginación y el esfuerzo para mejorar el nivel de vida del individuo. 

Cuba era una potencia agrícola, y ahora importa dos tercios de los alimentos que consume. La corrupción y autoritarismo se ha incrustado en la nomenclatura que la controla. Su sistema estatista no funciona. Extiende la pobreza, el hambre, y expropia la libertad a las personas.

Con el motor económico, el turismo, paralizado, a la incidencia del coronavirus se ha sumado la inflación, los apagones, la escasez de alimentos y de productos básicos. En 2020, la economía se contrajo un 11%, el peor dato en tres décadas, y a principios de año el Gobierno cubano propuso un nuevo paquete de medidas económicas que aumentaron los salarios y las pensiones, pero también los precios. Ante la falta de divisas se han creado tiendas en moneda libremente convertible —solo se puede pagar con tarjeta de crédito— donde se venden alimentos y electrodomésticos, mientras en los comercios de pesos cubanos los productos cada vez son menos. Desde el mes pasado, no se aceptan “temporalmente” dólares en efectivo, la principal moneda en la que reciben sus remesas los ciudadanos. La Habana culpa de la situación al embargo de EE UU.

Cuba

Más allá del embargo económico en su contra, Cuba fracasó en transformarse por 3 lastres: la burocratización de su casta civil y militar gobernante ligada al ejército y al partido comunista cubano; la imposibilidad de esta casta gobernante para desprenderse de un modelo tatuado desde hace 60 años con estas características: estatización económica, control estricto de precios y salarios, censura de la libertad de expresión, vigilancia sistemática y control social personalizados y represión selectiva y/o masiva; y  la incapacidad de dicha casta dominante para sacrificar el férreo control político y sus privilegios sobre el resto de los cubanos para abrir la economía con democracia, a través del ejercicio libre y pleno de los derechos humanos de sus 11 millones de habitantes. 

Aunque las primeras sanciones impuestas por Washington respondieron a la estatización de los activos de las empresas estadounidenses en Cuba en 1960, con los años se convirtieron en un medio para presionar a la isla -negándole acceso al comercio con la principal economía del mundo, así como a las facilidades inherentes al uso del sistema financiero estadounidense- para que respete los derechos humanos y permita la instauración de un gobierno democráticamente electo.

Con el derrumbe de la Unión Sovietica, la relación de Estados Unidos con Cuba, dejo de ser un asunto de geopolítica para convertirse electoral, debido al peso político de la comunidad cubana en Florida, estado en donde habrán elecciones legislativas y de gubernatura el próximo año, por consiguiente, la actitud de Biden podría ser más enérgica hacia el gobierno de Díaz-Canel en los próximas semanas o meses si la situación llega a empeorar en Cuba. 

Miles de cubanos se manifestaron desde el domingo pasado contra el desabasto de artículos básicos, la carestía y los cortes intermitentes de la energía eléctrica, entre otras demandas. De manera completamente inusual en los actos de protesta que tienen lugar en la isla, durante las marchas se registraron saqueos de tiendas y ataques contra patrullas de policía, así como detenciones violentas de quienes causaban desmanes.

Con la masificación de internet, en los últimos dos años el país ha sido escenario de manifestaciones que han adquirido fuerza a través de la redes sociales. Así fue ganando fuerza un movimiento que reivindica la necesidad de cambios en el país a través de las redes, un fenómeno que, sin esas plataformas, habría sido más difícil, son los jóvenes, mayormente, a través de las redes sociales los que han hecho sentir su inconformidad a las autoridades. Las movilizaciones en Cuba contra la dictadura fueron alentadas boca a boca y a través de las redes sociales. Los primeros tuits que salpicaron el ciberespacio comenzaron como ligera lluvia que, cuando el gobierno reparó en que se había vuelto tormenta, le bajó el switch al internet en toda la isla. 

El futuro de Cuba es incierto, ¿llegará la Primavera? ¿O como en Venezuela permanecerá la obscuridad?.

 125 total views

Be the first to comment on "Rebelión en Cuba"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*