REFORMA AL SISTEMA DE PENSIONES: TREGUA ENTRE GOBIERNO Y EMPRESARIOS.

Pensiones
pensiones

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

“Una pensión no es más que una compensación diferida.”- Elizabeth Warren

Los sistemas de pensiones son un elemento central del estado del bienestar. Estos son contratos sociales que tienen como principal objetivo proporcionar un consumo digno a los adultos mayores en aquellos años donde generar ingreso es más difícil. El diseño de estos contratos sociales es crucial al menos por tres motivos. Primero, las implicaciones para el bienestar del ciudadano son de una magnitud extraordinaria. Para una persona, obtener o no una pensión puede significar tremendas diferencias de bienestar en la última etapa de su vida. Segundo, desde el punto de vista de la sociedad, el sistema pensional redistribuye una gran cantidad de recursos entre individuos de una misma cohorte y entre generaciones. Tercero, el gasto asociado a pensiones afecta directamente la estabilidad fiscal y macroeconómica de los países.  

 A pesar de la importancia del asunto, en América Latina “sólo 52,8% de los trabajadores cotiza para pensiones futuras en algún momento de su vida laboral”, apunta el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su informe sobre pensiones elaborado a finales de 2019. De ahí que en la región se empiecen a ver “importantes problemas de sostenibilidad financiera en algunos países y de adecuación o de nivel de pensión en otros”, alerta el análisis.

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó la propuesta de reforma al sistema de pensiones, cuyo texto es resultado del consenso entre el gobierno federal, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación de Trabajadores de México (CTM). En presencia de los dirigentes de estos organismos, del secretario de Hacienda y los presidentes de las juntas de Coordinación Política del Congreso, el mandatario resaltó que con el nuevo esquema aumentaría en 70 por ciento el monto percibido por quienes reciben la pensión mínima, al mismo tiempo que la masa de los pensionados pasaría de 34 a 82 por ciento de los trabajadores que llegan a la edad de retiro. Como reconoció el propio López Obrador, incluso con estas mejoras la cuantía de las pensiones que alcanzará la mayor parte de los trabajadores dista de ser la idónea, pero representa una solución inmediata en el terreno de lo posible.

pensiones

La propuesta es positiva porque revierte los temores, derivados de los dichos de AMLO o hasta de la iniciativa del diputado de Morena, Edelmiro Santos, que pretendía eliminar las Afore y dejar una sola administradora de pensiones en el Banco del Bienestar.

El diagnóstico que se hacía era que el sistema establecido en 1997 requería un giro de 180 grados, eliminando el concepto del ahorro individual y de su administración por empresas privadas, siendo que aún con la Reforma y mientras no aumente la productividad en nuestra economía dificilmente se podran aumentar los salarios en terminos reales, las Afores seguiran siendo la mayor fuente de recursos para nuestro retiro. 

Entre las principales medidas planteadas para garantizar a los mexicanos una pensión digna cuando lleguen al final de sus vidas laborales se encuentran la disminución en las semanas cotizadas necesarias para alcanzar este beneficio, de mil 250 (25 años) a 750 (15 años) en un principio, y se incrementarían paulatinamente en los próximos 8 años hasta alcanzar las mil (20 años), el aumento en la aportación al fondo para el retiro, de 6.5 a 15 por ciento del salario, y el ajuste en las comisiones cobradas por las Administradoras de Fondos para el Retiro, que hoy se encuentran entre las más altas del mundo, pero que en lo sucesivo deberán ajustarse a estándares internacionales. Cabe destacar que el aumento en las aportaciones será absorbido por la parte patronal, mientras los trabajadores seguirán contribuyendo con la misma porción de sus ingresos. A fin de que este ajuste no tenga impactos inflacionarios ni afecte las finanzas de las empresas, se aplicará de manera gradual en un periodo de transición de ocho años.

pensiones

El valor promedio actual de la pensión es de 3.289 pesos, es decir, el 80% de un salario mínimo. Esta reforma aumentaría el valor promedio a 4.345 pesos, otorgado “en función de la edad, las semanas cotizadas y el salario base de cotización”.

Según un comunicado de Presidencia de la República, esto podría llegar “hasta el 220% del salario mínimo vigente actualmente”.

Con estas acciones, se proyecta que la tasa de reemplazo, porcentaje que representa la pensión respecto del último salario recibido por el trabajador antes del retiro, se eleve en promedio 40% respecto de su nivel actual”.

pensiones

Debe aplaudirse cualquier medida que se tome para mejorar las pensiones de los trabajadores, y más aún en las condiciones laborales que hoy prevalecen y donde el futuro a mediano plazo se vislumbra obscuro. Hay una ventaja para los trabajadores jóvenes y para quienes se integren al mercado en los próximos años, pues el aumento de las aportaciones por parte de las empresas arrancará dentro de dos años y será paulatino en los siguientes ocho. Quedan prácticamente igual quienes tienen un tiempo considerable laborando, ya que el mayor ahorro para el retiro iniciaría con plenitud en 10 años.

Visits: 747 Visits: 5

Be the first to comment on "REFORMA AL SISTEMA DE PENSIONES: TREGUA ENTRE GOBIERNO Y EMPRESARIOS."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*