Territorio, seguridad y Plan Nacional de Desarrollo

Territorio
RELATIVISMO POLÍTICO
Por: Rafael Lagos Inoriza

El territorio de la república mexicana tiene una superficie continental de 1,960,189 kilómetros cuadrados que incluyen el mar territorial comprendido dentro de 12 millas náuticas. Al territorio se suman 3,149,920 kilómetros cuadrados de Zona Económica Exclusiva que incluye islas y mar territorial) y 10,570 kilómetros cuadrados de Plataforma Continental Extendida en el Polígono Oriental del Golfo de México. La frontera al norte con los Estados Unidos de América tiene una extensión de 3,155 kilómetros y es cruzada diariamente por más de un millón de personas, y al sur las fronteras con Guatemala de 958 kilómetros y con Belice 276 kilómetros.

El territorio es el lugar en donde se ejerce la soberanía del Estado donde las autoridades de gobierno de los tres niveles: federal, estatal y municipal, tienen la facultad de aplicar su autoridad (32 entidades federativas y a su vez en 2,457 municipios). También es el espacio físico en donde se desenvuelven nuestras vidas, donde crecemos y morimos, donde educamos a nuestros hijos, donde se desarrolla toda la actividad económica, donde están los sitios que visitan los turistas, donde se instalan fábricas y negocios que brindan empleos, de lo cual escribiré en el futuro en términos sectoriales.

El problema para llevar a cabo lo anterior, estriba en que la inseguridad nos impide hacerlo de manera efectiva. De acuerdo con información de la Guardia Nacional revelada por Contralínea, del total del territorio, un 70% tiene problemas de delincuencia altos o medios, 21 entidades se encuentran en rojo y sólo el 10% en verde. Para combatir el problema y recuperar el territorio, el gobierno federal pretende desplegar 50 mil efectivos de esa corporación en 2 años (la anterior administración sólo logró que 5,000 acreditaran los controles de confianza) y pretende llegar a más de 140 mil elementos que cubrirán 266 regiones en 2023, por lo que seguirá utilizando los servicios de las instituciones castrenses hasta ese año.

El Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND), presentado la semana pasada por el gobierno federal, establece en todos sus rubros como ha sido su discurso, un ataque a las políticas públicas del pasado “neoliberal” y la Cuarta Transformación y menciona que está aplicando ya un nuevo paradigma mediante la incorporación de jóvenes al estudio y al trabajo para apartarlos de conductas antisociales y declara el fin de la “guerra contra las drogas” y la adopción de una estrategia de prevención y tratamiento de adicciones entre otras. Como estrategias específicas señala el PND un Nuevo Modelo Policial, la Prevención del Delito, Desarrollo Alternativo (para que las familias que hoy se sostienen de los ingresos producto del crimen tengan otra alternativa), y la Prevención Especial de la Violencia y el Delito.

Como en todo el documento, no se dan mayores detalles, no hay cifras, no hay objetivos por tipo de delito, por región, nada de datos que nos permitan ir revisando con el transcurso del tiempo si la estrategia va bien o mal, donde si y donde no, en qué zonas hay que cambiarla y en cuáles reforzar.

Se dice que el norte del país es más adelantado que el sur en términos de productividad, pero los datos indican que la Ciudad de México y los estados de México, Nuevo León, Jalisco y Veracruz, son las entidades que mayormente aportan al Producto Interno Bruto (PIB), mientras que Zacatecas, Baja California Sur, Nayarit, Colima y Tlaxcala son las de menor contribución. Lo menciono porque en materia de seguridad, de acuerdo con el Semáforo de Alto Impacto, Colima encabeza la lista de homicidios, seguida por Baja California, Guerrero y Chihuahua. En cuanto a ejecuciones Guanajuato está por encima de Baja California y Guerrero, pero es la Ciudad de México en donde se registra el mayor crecimiento (114%), mientras que los estados de Yucatán, Durango y Chiapas son los que menores índices delictivos presentan. La relación crecimiento económico y los índices de seguridad parece no tener lógica, entonces ¿es la corrupción el principal factor?

Las cifras de homicidios en los cuatro primeros meses de este gobierno continúan al alza con 11,372 agrupados en 9,718 carpetas de investigación de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, un incremento de 54.5% en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

En conclusión, no creo que a este gobierno se le deban achacar aún los índices delictivos que ha heredado, deseo que este gobierno atine en su estrategia contra la inseguridad y que lo haga lo  antes posible, que recupere el territorio para ejercer su autoridad, poner orden y que podamos vivir en paz. Es una tarea que llevará años completar, sin duda, pero la sociedad no puede esperar mucho más, la exigencia se vio este domingo 5 de mayo durante la marcha en la Ciudad de México y algunas otras ciudades. El Presidente pidió seis meses para comenzar a revertir las cifras, estoy de acuerdo en que es un tiempo prudente, ojalá lo logre.

4 Comments on "Territorio, seguridad y Plan Nacional de Desarrollo"

  1. Totalmente de acuerdo cifras muy importantes y aterradoras espero que se vea reflejado en hecho reales y que la delincuencia baje. Gracias x la publicación.

    • Rafael Lagos Inoriza | 6 mayo, 2019 at 8:57 pm | Responder

      Gracias por leer mi columna Luis. De acuerdo contigo, son cifras terribles que deseo comiencen a disminuir lo antes posible.

  2. Felicidades por esa frescura con la que escribes libre de acartonamientos. Y gracias por las cifras y reflexiones que planteas con criterio objetivo, más allá del clima polarizante que prevalece en medios digitales y que no contribuye a la reflexión, la contratación de ideas y a la tolerancia.

    • Rafael Lagos Inoriza | 7 mayo, 2019 at 9:21 am | Responder

      Muchas gracias por leer mi columna y por tus generosos comentarios. Me da gusto que me digas que mi objetivo de ser objetivo y buscar coincidencias se haya logrado.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*