Trump: Aplastar a México ¿Y el G 20?

MéxicoDonald Trump
Sobre la marcha…
Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla
“Aplicar aranceles a las exportaciones mexicanas a EU obedece a una simple razón política: quiere distraer a los votantes de los hallazgos del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa”.- Nancy Pelosi

La amenaza de Trump, a días de anuciar su campaña de reelección, de imponer aranceles de 5 por ciento a todas las exportaciones mexicanas a partir del lunes 10 de junio sigue en pie. Su justificación: el aumento en el flujo de migrantes centroamericanos a los Estados Unidos, casi 140,000 mil personas solo en el mes de mayo.

En cuanto a los costos de la medida proteccionista, un arancel de 5 por ciento supondría daños anuales por 17 mil 500 millones de dólares, que podrían incrementarse si se considera que algunos bienes cruzan varias veces la frontera antes de llegar al consumidor final. En este mismo supuesto del 5 por ciento, el perjuicio para los exportadores mexicanos sería absorbido por una devaluación, que de facto ya ocurrió, del peso mexicano que compensaría el incremento en los costos, que permitiría evitar las dolorosas consecuencias de una parálisis en la producción.

Es difícil calcular hasta dónde llegará Trump en su afán por apretar a México, el discurso antimigrante y antimexicano es el preferido por su electorado, el gobierno mexicano tiene ante sí la necesidad de elaborar una estrategia de respuesta a partir de cuatro ejes: en lo inmediato, insistir en el diálogo y la negociación como la vía correcta para resolver el diferendo, sin caer en las provocaciones del magnate inmobiliario; la urgente, responder puntualmente a las agresiones comerciales estadounidenses con medidas recíprocas, proporcionales y selectivas para afectar en la mayor medida posible a sus simpatizantes; la importante, siendo inminente que México acabará por hacer el trabajo sucio en migración, no ceder a todo ante el chantaje trumpista y, por último, impulsar y operar, con toda la urgencia que el caso amerita, una diversificación de las relaciones comerciales, industriales y tecnológicas, de manera especial hacia América Latina, Europa y China. El que el 80% de nuestras exportaciones tengan por destino el vecino del norte, queda claro es un tema de seguridad nacional.

Sin opciones, la administración Morenista ha tenido que ceder terreno en cuanto a la contención, cada vez más violenta, del flujo de migrantes que desde el sur mexicano pretenden llegar al norte del río Bravo. México ha ofrecido desplegar hasta seis mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala, que reduciría el número de migrantes que ingresan con rumbo a Estados Unidos, además EU enviaría a hondureños y salvadoreños solicitantes de asilo a Guatemala, y los de ese país centroamericano se quedarían en México, con lo que de facto nos convertiremos en “tercer país seguro”, como lo es Austria con Alemania con los refugiados Sirios, los cuales permanecen en el primero hasta que sean, sin importar el plazo de tiempo, aceptados por Berlín.

Por supuesto que hay una factura política al buscar una reelección a costa de la economía mexicana, considerando la interdependencia entre los dos países y que mucho del arancel terminará siendo pagado por el consumidor final. Existen poderosos intereses estadounidenses afectados que ya se han manifestado.

Es obvio que el margen de maniobra del equipo de AMLO es escaso, no se puede dialogar con quien no le interesa, con quien tiene el sartén por el mango y pretende usarlo; ante mensajes concilatorios y bien intencionados, agravios y amenazas por respuesta, las asimetrías en las economías hacen de esto un combate entre un peso completo y un mini mosca.

Como respuesta el Presidente de México convoca hoy a un acto masivo para defender la dignidad de México y en favor de la amistad con Estados Unidos en Tijuana. Ese mitín es demagogia pura. Si vamos a enfrentar a Trump hay muchas vías de hacerlo, y los mítines no son la mejor manera para los intereses mexicanos. ¿Y si hay un par de banderas estadounidenses quemadas, máscaras de Trump pisoteadas y consignas antiyanquis como sucede en los mítines de países islámicos?, esa será la imagen en los noticiarios de televisión, la cadena Fox se deleitará. ¿De qué va a servir, para nuestra causa, un mitin en la frontera? Los agravios de Trump no se encaran con actos masivos, sino con respuestas de Estado.

A México le urgen aliados, ¿Y si en lugar de que AMLO convocará al mitín en Tijuana, mejor vuela a Osaka, así sea en avión comercial y aprovecha la oportunidad estratégica de la cumbre del G 20 donde estarán los más poderosos del globo para intentar alcanzar acuerdos y apoyos de otras potencias? ¿para defender la postura de México ante el atropello de Washington? ¿No sería momento oportuno de anunciar un viaje oficial a Pekín, Nueva Delhi, Moscú y Berlín? No lo hará, y no porque no hablé otro idioma, para eso existen los traductores, no lo hará porque no se siente a gusto entre ellos, López Obrador confirma que no es un estadista solo es un destacado activista social. Lo suyo es hacer conciencia, estar rodeado del pueblo sabio, donde se sabe aceptado y sus acciones son ratificadas a mano alzada, porque vale lo mismo la opinión de un experto o académico que un ciudadano de a pie que al final alzará la mano cuando él lo diga, donde aplauden sus ocurrencias sobre el “enemigo fifi” y cancelación de aeropuertos, donde cualquier cuestionamiento es descalificado y no cabe espacio para críticas, debate o argumentos distintos por el simple hecho de que su mundo es chiquito, diminuto y lleno de conspiradores. Su complejo lo disimula con una mistica moral, presentandose fuerte y autoritario con sus adversarios, siempre sean más débiles por supuesto, bajo la fuerza que otorga el poder Presidencial, pero ausente del mundo global y la macroeconomía, que es en donde se dibuja el futuro y se toman las decisiones trascendentales.

AMLO anunció que enviará en su representación a tan importante cumbre al canciller mexicano Marcelo Ebrad argumentando “no le gusta la confrontación”, y quizá prefiere sus “mañaneras”, pero eso sí, enviará como lectura obligada para los demas líderes mundiales una carta con sus más intimas reflexiones. Los simpatizantes de la 4ta transformación aplaudirán su postura y ante toda lógica la justificarán aplicando el insulto o el ya rutinario “Porque durante el sexenio de….”

La treceava economía del mundo: México, hoy amenazada por terrorismo económico, queda reducida en cuanto al Presidente se refiere a mítines de apoyo solidario en ciudades golpeadas por el crimen organizado, ese que se terminaría de manera mágica con sólo su ejemplo. En medio de gritos de apoyo, mantas con leyendas llenas de colores y simbolismo, máscaras del tirano y maracas, habrá discursos retóricos llenos de nacionalismo, con rebozo y a moco tendido exaltarán nuestra supremacía moral, que como sus consultas, en el mundo real de la economía global, esa que da empleo y de comer a las familias, valen para lo mismo. 

Visits: 256 Visits: 3

1 Comment on "Trump: Aplastar a México ¿Y el G 20?"

  1. Rafael Martinez Sr. | 9 junio, 2019 at 10:56 | Responder

    A toro pasado sabemos que México acepto todas la exigencias del Presidente Trump, a cambio de nada, a cambio de solo una amenaza pospuesta, el costo económico y social para México, sera enorme y sus múltiples implicaciones aún no se conocen pero probablemente resulte que la devaluación reciente se mantenga y sera pagada por los que menos tenemos.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*