Trump, complice del genocidio Kurdo en Siria

Siria
Sobre la marcha…
Por Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla
“Que no sepan es lo de menos, lo grave es que les valga madre saber”.- Florestán

Fiel a su estilo, sin medir consecuencias, de manera precipitada y a pesar de la oposición de sus principales asesores militares, Donald Trump anuncio que retirará las tropas norteamericanas asentadas al norte de Siria, un contingente simbólico en términos numéricos -alrededor de 2,000 efectivos-, pero crucial para disuadir tanto a Ankara como a Damasco y Moscú de avanzar sobre los territorios controlados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), de origen étnico Kurdo.

Foto: EFE

“Sin más amigos que las montañas”, reza un viejo proverbio kurdo. El grupo étnico tiene muchas peculiaridades. Sus raíces culturales e históricas son muy cercanas a las iraníes, pero tienen su propio idioma. Si bien son musulmanes, la rama mayoritaria es el islam suní, no el chií.

A pesar de ser casi 40 millones de personas, de los cuales la mitad viven en Turquía y la otra dividida en Siria e Irak, nunca pudieron construir un estado propio; desde principios del Siglo XX han sufrido ataques genocidas por parte de Ankara y Bagdad que los ven como un peligro por su evidente separatismo, motivado en parte por las persecuciones de las que han sido objeto. 

La guerra que se desató en Siria, hace nueve años, representó al mismo tiempo una amenaza y una oportunidad para este pueblo. En su apogeo, el Estado Islámico (ISIS) se propuso exterminarlo y asesinó a varios miles. Pero su capacidad para organizarse y resistir, y el apoyo logístico de las potencias occidentales, que lo eligieron para ser su brazo armado en la lucha contra ISIS, le permitió ganar espacios inéditos en el nordeste sirio. Hace un año, la posibilidad de consolidar allí una región autónoma dentro de Siria parecía descabellada, aunque la reducción de ISIS a su mínima expresión, cambió el escenario.

El sorpresivo y abrupto retiro norteamericano conmocionó a las FDS, interpretada como una “traición”, y muestra un cambio drástico de la política exterior estadounidense en Siria, pues se habían convertido, de facto, después de Israel y Arabia Saudita, en el principal aliado de Estados Unidos en la región; al ser abandonados a su suerte, sin ningún tipo de garantías, rodeados por enemigos y con mínimas posibilidades de resistir a su inminente masacre sin el apoyo de Washington, quizá su única salvación será pactar en franca desventaja con el gobierno de Damasco. 

El vacío que ahora deja el Pentágono abrió el paso a un asalto militar turco contra los kurdos, considerados por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan una amenaza a la seguridad de su país. 

“La impulsiva decisión del presidente echa por tierra todos los avances que hemos hecho y arroja a la región al caos”, sentenció el senador republicano Lindsey Graham, aliado del presidente Trump. “Espero estar dejando totalmente claro sobre los cortoplacista e irresponsable que es esta decisión”, porque el abandono de los kurdos es “un desastre en potencia” y “una mancha en el honor de Estados Unidos.” 

Foto: Getty Images

Junto con el senador demócrata Chris Van Hollen, propondrán que el Congreso adopte sanciones contra Turquía si continua la invasión Siria, y pedirá que sea suspendido de la OTAN “si atacan a las fuerzas kurdas que ayudaron a Estados Unidos a la destrucción del califato del Estado Islámico (EI)”, ha advertido el senador por Carolina del Sur. 

La retirada de Siria “traiciona a los kurdos, refuerza ISIS y pone en peligro a Estados Unidos”, ha sentenciado el congresista republicano Peter King, utilizando términos muy similares a los de los demócratas.

Para Manuel Martorell, periodista experto en la cuestión kurda y autor del libro “Kurdos”, Estados Unidos nunca apoyó a los kurdos de Siria por razones de carácter humanitario o de respeto a sus derechos culturales y políticos. “Ellos solamente necesitaban un factor que les ayudara a derrotar a ISIS sin tener que intervenir con tropas terrestres, algo que ningún país quería hacer”, señala. “Estados Unidos ha hecho como siempre, ha respondido a sus intereses estratégicos”.

Nada más se anunció la retirada, Turquía emprendió la ofensiva militar sobre las milicias kurdas en el norte de Siria, con ataques aéreos apoyados por artillería contra posiciones a lo largo de toda la frontera y el inicio de una invasión terrestre. Durante los primeros días, cobró la vida de cientos de civiles y un número indeterminado de combatientes; además de agravar el drama de los desplazamientos forzados dentro del territorio sirio.

La Unión Europea (UE) y varios de sus Estados miembros hcomo Francia, Alemania, España, Reino Unido, Italia y Holanda- han exigido a Turquía que detenga la operación militar contra las milicias kurdas de Siria, pues consideran que dañará a los civiles, desestabilizará la región y será un golpe a la lucha contra el Estado Islámico, a lo cual Erdogan amenaza a Europa con expulsar de su país hacía el continente a los 3.6 millones de refugiados Sirios, por los cuales recibe una cuantiosa ayuda financiera por parte del UE.  

En sus tuits matinales, el presidente Trump ha reconocido que los kurdos lucharon con Estados Unidos, pero “se les dio montones de dinero y de equipamiento para que lo hicieran”, ha añadido, menospreciando la ayuda recibida. 

Ante el aluvión de críticas recibidas, unas horas después el Presidente norteamericano lanzaría otro tuit en el que aseguraba que si Turquía hace algo que en su “gran e inigualable sabiduría” (sic) considera inaceptable, destruirá “completamente” su economía.

El mundo asiste de nueva cuenta a un episodio en el que Estados Unidos abandona de manera irresponsable un conflicto en el que nunca debió haberse involucrado, sembrando de paso el germen de nuevas violencias que se ceban sobre los civiles, en tanto Washington cierra los ojos e incluso inventa culpables. Mientras los poderosos hablan, los miserables mueren.

Visits: 1052 Visits: 1

Be the first to comment on "Trump, complice del genocidio Kurdo en Siria"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*