TRUMP: GOLPE FALLIDO

Trump
Trump

Sobre la Marcha…

Rafael Martínez de la Borbolla
@rafaborbolla

Estoy consternado por el comportamiento imprudente de algunos líderes políticos desde las elecciones y por la falta de respeto mostrado hoy hacia nuestras instituciones, nuestras tradiciones y nuestro estado de derecho”. – Expresidente George Bush

El 2021 arranco con impensables, la Capital de Estados Unidos fue asaltada por simpatizantes de Donald Trump para intentar evitar que se certificará la derrota de su líder. A partir de ese momento la Democracia norteamericana se presentó al nivel de la de África, Asia o América Latina. 

El día inicio con la poco probable victoria en Georgia; derivada en parte del rechazo al discurso conspirativo del Presidente Trump sobre el supuesto fraude electoral, del reverendo Raphael Warlock sobre Kelly Loeffler, y la de John Ossoff sobre David Perdue. Esta combinación, dio a los demócratas mayoría en la Cámara de Senadores, con lo que tendrán todo a favor para establecer sus políticas.

Senadores y representantes de los partidos Republicano y Demócrata señalaron a Trump como el principal responsable de lo ocurrido en Washington. Fue él quien incendió los ánimos de sus seguidores cuando, horas antes, exigió al presidente del Senado, Mike Pence, para que devolviera a las autoridades de los estados los resultados de la elección de noviembre, con el objeto de que revisaran el presunto fraude. Pence respondió que no tenía facultad de hacer lo que se le estaba pidiendo. En una carta abierta precisó que no contaba con el poder “unilateral” para decidir nada. Esta expresión hizo que Trump estallara. Recriminó a Pence por su falta de coraje y azuzó a sus seguidores a la insurrección. 

Antes de que terminara su discurso en el que insultó a legisladores de ambos partidos,  que estaban haciendo el conteo oficial de los votos electorales y descalifico a los medios de Información, muchos de los asistentes a la protesta comenzaron a dirigirse hacia el Congreso, invitados por el furioso discurso de su líder, quien prometió los acompañaría, incumpliendo obvio a su palabra. 

Tanto presionó Mr. Trump para anular las elecciones en las que por estrecho margen fue derrotado y quedarse en la Casa Blanca, que cruzó la línea roja  y corre la suerte de los Césares Imprudentes. Después de que cuatro personas murieran el mircoles a resultas del asalto al Capitolio, la administración saliente entró en un proceso de franca disolución con la pérdida de apoyos entre el liderazgo republicano y la renuncia en cascada de funcionarios federales.

Trump

Preocupa confirmar que a Trump lo único que le importa es su ego, incapaz de aceptar su derrota y de reconocer el legítimo triunfo de Biden, sin importarle las consecuencias para la democracia estadounidense. Nunca se había visto nada igual: un intento de golpe de Estado alentado por el mismo presidente de Estados Unidos, que motivó el toque de queda en la capital del país. 

Mientras, en el Capitolio, comenzó la sesión protocolaría. Cuando, en orden alfabético, se llamó a certificar el voto de Arizona, se presentó la primera objeción. Cumplía con requisitos de estar presentada por escrito, con el apoyo de por lo menos un senador y un representante. Siguiendo el procedimiento, los senadores abandonaron el Pleno, y se fueron a deliberar. Mitch McConnell, el líder republicano, les advirtió a sus compañeros que su intento de desconocer los votos emitidos por millones de ciudadanos no era razonable. Luego habló Ted Cruz, el senador texano, con la indecencia que lo caracteriza. Intentó sin éxito argumentar a favor del presidente. En eso estaban cuando, intempestivamente, el Servicio Secreto irrumpió en la sesión, y se llevó al vicepresidente Pence. Luego, entró la policía del Capitolio a empezar a evacuar senadores. En la Cámara baja pasaba lo mismo. Y empezaron a sucederse imágenes impensables.

Es una vergüenza y una irresponsabilidad histórica de Trump y sus secuaces, como el senador Ted Cruz y un centenar de republicanos, que se prestaron a sus intereses particulares, y que después de ver lo que habían provocado, comenzaron a pedir calma y a no utilizar la violencia. Después de cuatro años de discursos de odio, cuando se ha contaminado a una sociedad con mentiras y propaganda, generando polarización y animando a la confrontación, esto es lo que sucede: una institución como la Presidencia de Estados Unidos, con un desesperado titular dispuesto a romper con toda la institucionalidad, convirtiéndose en una caricatura que arrastra con el prestigio de una nación y el respeto del mundo.

Mientras la turba tomaba el edificio, el energúmeno tuiteaba en contra de su vicepresidente y después mandó un mensaje pidiendo que los manifestantes se fueran a casa pero que los entendía, los quería mucho y que simpatizaba con su indignación frente al robo de la elección. Leña al fuego. 

Cuando la sesión se reanudó después de varias horas, el vicepresidente condenó el ataque; Para aquellos que causaron estragos en nuestro Capitolio hoy, ustedes no ganaron. La violencia nunca gana, gana la libertad“.

La intentona de Golpe fracaso y el Congreso de Estados Unidos ratificó la victoria de Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos luego de una larga sesión que fue suspendida durante seis horas ante la irrupción de simpatizantes de Donald Trump en el Capitolio. Tras rechazar las dos objeciones contra los resultados en Arizona y Pensilvania, los legisladores continuaron con el conteo de votos y determinaron que el demócrata ganó la elección con 306 sufragios, mientras que Trump obtuvo 232, informo el vicepresidente Mike Pence. 

Una vez en el cargo, la prioridad para Joe Biden deberá ser lograr la unidad en su país, la polarización no ayuda, casi 74 millones de ciudadanos votaron a Trump. Solo una minoría de ellos son radicales, la mayoría proviene de los grupos con menos ingresos y educación, pero gran parte acepta la teoría conspirativa, de que la elección fue fraudulenta. La desconfianza, o incluso el resentimiento, permanecerán en el subconsiente colectivo, pero también reformar el complicado sistema electoral, hacerlo más eficiente para que sea al menos más difícil para este tipo de individuos como Trump dañar los procesos democráticos y quizá lo más importante, terminar de una vez con el mito Trumpista, investigando a fondo las presuntas irregularidades financieras, tráfico de influencias, abusos y corruptelas realizados por el golpista, conspiradores, allegados y familia. Esto aún no termina. 

Visits: 947 Visits: 2

Be the first to comment on "TRUMP: GOLPE FALLIDO"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*