UN “CACHITO” DE ESPERANZA

Presidente
presidente

RELATIVISMO POLÍTICO

Rafael Lagos Inoriza

Orgulloso el presidente Andrés Manuel López Obrador informó ayer que se llegó a la meta de “cachitos” de lotería vendidos para la rifa del llamado por esta administración “avión presidencial” que nunca tuvo ese nombre en realidad y que en realidad no se rifará. Ahora sí que, así se la rifa el primer mandatario. Se emitieron 6 millones de boletos, pero se vendieron 2 millones. Uno se pregunta ¿en dónde quedaron los 30 millones de fieles y devotos? Era de pensarse que se pelearían los “cachitos” con el mismo fervor con el que defienden a su mesías en redes sociales. Ya ni siquiera porque los cien premios de 20 millones de pesos están garantizados por la honestidad de esta administración, acaso ¿no les creen? De la misma forma tampoco pudo juntar 1.6 millones de firmas para solicitar el juicio contra ex presidentes, el plazo vence hoy, por lo que tendrá que hacerlo el mismo que dice que votaría en contra.

El fracaso de la venta de boletos comenzó cuando AMLO quería que el 9 de marzo pasado iniciara la venta de “cachitos” para la rifa del avión presidencial. El mismo día, el #9M, en el que grupos feministas liderados por el colectivo @brujasdelmar habían convocado a #UnDíaSinNosotras, un paro nacional de mujeres que finalmente fue muy exitoso. Ante las críticas, el presidente tuvo que corregir y finalmente modificó la fecha para dos días después. La feministas le ganaron esa batalla. Pero no era la primera.

La primera sucedió el 11 de febrero cuando el presidente minimizó el problema de un incremento del 137% de los feminicidios con la frase: “no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio, ya está muy claro, aprovechan cualquier circunstancia para generar campañas de difamación”. El mandatario quería hablar sobre la rifa del avión, pero la presencia del fiscal Gertz Manero obligaba a los reporteros presentes en la mañanera a preguntarle sobre una supuesta propuesta para eliminar el delito de feminicidio del código penal y no sobre el tema que le interesaba al presidente, la foto con el fiscal y el cheque que le entregó para dar fondos a la rifa del avión.

presidente

Esto sucedía dos días después de que se encontrara el cuerpo de Ingrid de 25 años  y unas horas antes de que Fátima, una niña de seis años fuera reportada como desaparecida en la Ciudad de México, ambas víctimas se sumarían a la estadística creciente de muertes violentas contra las mujeres. Las manifestaciones afuera de Palacio Nacional eran recibidas por el primer mandatario como embates de sus enemigos. No fue el único que se tropezó con el tema, también lo hizo su esposa al apoyar primero el movimiento y luego convocar a un movimiento contrario cuando le mal informaron de que detrás estaban los Calderón. Las feministas postraron al gobierno con sus manifestaciones y su exitosa convocatoria que sólo pudo ser contenida temporalmente por el COVID-19.

Así, el 12 de febrero el presidente invitó a la cúpula empresarial a cenar a Palacio Nacional con el propósito de que le compraran 4 millones de cachitos. El 3 de marzo el presidente informaba que “la palabra es ley” y que los empresarios ya le habían empezado a comprar sus cachitos. Según el jefe del ejecutivo, 75 empresarios se habían comprometido a pagar $1,500 millones de pesos. “Se comprometieron a adquirir la mitad de los boletos”. Y pues ahora sabemos que alguien mintió.

Empresarios cenan con AMLO en apoyo a rifa del avión presidencial - El Sol  de México

“Me veo pequeño pero no acomplejado”, decía en julio pasado, el presidente por su imagen en la que tenía a sus espaldas la aeronave, confesión seguramente recomendada por alguien de su equipo que seguramente lo aborrece. No dedicó el 27 de julio ni una palabra en su mañanera para las víctimas del huracán Hanna que había causado inundaciones en los estados de Nuevo León y Tamaulipas. Varias comunidades quedaron bajo el agua, pero López Obrador prefirió hablar de la rifa del avión para tapar su baja en las encuestas de popularidad y los 45 mil muertes por COVID hasta ese momento.

El entonces candidato López Obrador había prometido en campaña vender el avión, lo utilizó junto con la residencia oficial de Los Pinos como emblema de su frase: “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”. Pero la promesa de venderlo ha quedado solamente en eso, en promesa porque no ha logrado cumplirla y será difícil que lo haga, al menos sin grandes pérdidas para las finanzas públicas.

El 3 de diciembre de 2018, tres días después de asumir el poder, la aeronave voló a California en los Estados Unidos para recibir mantenimiento y ser vendida. Pero 19 meses después regresó y como sucede con esta administración, nunca se aceptó la derrota y tampoco hubo responsabilidades. Por el contrario, de acuerdo a su eterno discurso aplicable a cualquier tema, informaron que se encontraba mejor de lo que lo recibieron luego de saldar $1.7 millones de dólares de mantenimiento y que la SEDENA informara que costó 78 millones de pesos, es decir, casi $4 millones de dólares, al tiempo que también dijeron que de 42 interesados, uno ya había realizado un depósito de $1 millón de dólares, pero hasta hoy nada se sabe del misterioso comprador.

presidente

La aeronave costó alrededor de $218 millones de dólares, pero el gobierno ha gastado $24 millones de dólares en comprarse sus propios boletos para la rifa del avión, que no tiene de premio al avión, sino el dinero que entregó Gertz Manero al presidente el 11 de febrero. O sea, que saca dinero de una bolsa para metérsela a la otra y decirle al pueblo bueno y sabio que ganaron. Así son las cosas de la 4T, autoengaños para que les aplaudan sus incondicionales y claro, continuará siendo uno de los actos preferidos del show de la destrucción llamada transformación.

El gobierno presenta el costo del avión como un lujo excesivo, sin duda es probable que un avión de ese tipo podría ser más o menos costoso, pero si esa cifra fuera tan importante para este gobierno, si de verdad se requiere ese dinero para equipar hospitales o personal médico, entonces porque no ha habido responsabilidades para los funcionarios de Pemex o CFE que han provocado a esas empresas pérdidas equivalentes a un avión presidencial diario y esto no lo informan en las mañaneras.

Presidente

En resumen, ni han terminado de pagar el avión, ni lo han aprovechado, ni lo han vendido, lo que es más, el avión seguirá aquí y podrán rifarlo cada año, sin que nadie se lo gane por supuesto.

Mentira tras mentira para que el pueblo bueno y sabio pueda sentirse feliz, feliz porque López Obrador no es igual a los anteriores, el no usa el avión aunque cueste más caro no hacerlo. La rifa es un ejemplo claro de cómo se hacen las cosas en el gobierno de López Obrador. Lo importante es el show que mantenga su popularidad, no los más de 70 mil fallecidos por COVID, no los resultados que esperan los que votaron por un “cachito” de esperanza en 2018.

Visits: 1834 Visits: 6

1 Comment on "UN “CACHITO” DE ESPERANZA"

  1. Arturo Garcia Torres | 17 septiembre, 2020 at 23:50 | Responder

    Muy bien relatadas las estafas y mentiras de lopez.
    ADELANTE CON LAS DENUNCIAS.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*